Guía Discipulado Cristiano
    Acerca de las clases

    ¿Qué es “discipulado”?

    Discipulado es un creyente con un deseo que le quema el corazón por compartir a Cristo a otros, para que estos lo compartan con otros (2 Timoteo 2:2). El que ejecutainicialmente el proceso ora, pide que Dios le muestre 2 o 3 personas con quienes pueda reunirse, y juntos le abren su corazón a Dios y permiten que Él les hable. El discipulador no es el maestro, el maestro es Jesucristo a través del Espíritu Santo, y la Palabra de Dios.

    Así que el discipulador y sus discípulos van paso a paso, ayudados por la guía pero
    no dependiendo de ella, usando las sugerencias de cómo reunirse, como acercarse unos a
    otros, qué compartir de la biblia, qué hacer juntos. Busca una interacción que les ayude a ambos a oír al Espíritu y ser transformados a la semejanza de Cristo.
    F. ¿Cuál es el propósito del discipulado?
    Es ayudar a personas, nuevos creyentes, amigos cristianos, familia etc. a entender lo que
    Dios quiere, guiándole y acelerando el proceso para obtener ese conocimiento. Romanos
    12:1-2

    G. ¿Cómo y a quiénes escojo como mis discípulos?
    En cuanto al ¿Cómo? Lucas 6:12-16 nos guía a orar primero, luego escoger al menos dos, tres o más personas (quizá 12 sería un número máximo) pues trae mayor riqueza en el intercambio de las cosas espirituales que solo asistiendo a una sola persona. Además protege a los discipuladores y ayuda a un proceso de multiplicación más rápido.


    En cuanto a ¿quiénes? Usted puede escoger entre:
    Nuevos cristianos que se han convertido en la iglesia o que usted mismo ha ido a buscar. Esta guía fue preparada pensando en nuevos creyentes con el potencial de
    compartir su fe en Jesucristo con sus familiares y amigos. El sueño o la visión primordial es que nuevos creyentes tengan la habilidad de comenzar el proceso de discipular a sus amigos y parientes inmediatamente después de haber conocido a Cristo.
    Cristianos comprometidos pero que necesitan dirección y propósito. Hermanos que no se sienten útiles en la iglesia local pierden fácilmente la frescura en su caminar con el Señor Jesús. Esta guía busca crear el ambiente y el enfoque para un crecimiento continuo y un ministerio significativo.


    Creyentes ya maduros. Esta es una guía que no va a profundizar en muchos temas bíblicos, aunque sienta la base para hacerlo. Pero se ha escrito en un formato simple, para que el discipulador busque y profundice, cambie y mejore todos los contenidos que se dan. Nuevamente, esta es solo una guía para usted, no se hace el trabajo más importante que es transmitir la vida de Cristo que solo usted puede transmitir.

    Le va a ayudar a organizar sus reuniones personales, a pensar en necesidades específicas, a observar las necesidades espirituales a través de metas específicas y así transmitir la vida de Cristo a otros -especialmente a aquellos nuevos cristianos por los que usted ya está orando. Los bosquejos le proporcionarán la motivación para que usted mismo investigue y haga sus propios
    bosquejos. Esta guía le da un proceso, un plan de cómo comenzar y hacia dónde ir.
    Pero usted es el que dispone el camino y lo llena de rosas y diamantes de su propia cosecha. Esto primeramente le renovará a usted, y posteriormente, le ayudará a transmitir la vida que el discípulo necesita desesperadamente.


    No creyentes. Aunque espiritualmente no tienen las condiciones de crecer, el enfrentarse a la palabra va a producir en el no creyente el ser conducido a la fe.
    Advertencia: esta guía no tiene que ser rigurosamente seguida en todos sus temas. Usted puede seleccionar cualquier meta y tema en cualquier momento del proceso
    de discipulado y según usted lo crea necesario. La clave de su elección de qué va a  compartir con su discípulo lo dará las necesidades del mismo discípulo. Es la vida del discípulo la que nos da guía adónde ir en nuestros planeados encuentros con el discipuló. Recuerde siempre esto.
    Hijos o familiares. Con mi esposa solemos siempre desayunar juntos y allí hablamos de las cosas espirituales. Esos momentos son maravillosos. Cuando usted mantiene en su corazón la visión del discipulado cualquier oportunidad será una excusa para guiar a las verdades espirituales. Por esa razón, el Espíritu puede guiarle qué hacer y qué decir a aquellos que viven constantemente con usted.
    Clave: Manténgase disponible al Espíritu de Dios todo el tiempo, no solo en los
    cultos.

    Bookmark