Significado de la parábola del Trigo y la Cizaña.

Significado de la parábola del Trigo y la Cizaña.

Mateo 13:24-26 Jesús les contó otra parábola: «El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero, mientras dormían los trabajadores, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue. Cuando el trigo brotó y dio fruto, apareció también la cizaña”.

Debemos siempre estar muy agradecidos con el Señor por la belleza de su palabra, pues ella no dejará de ser una maravillosa fuente de inspiración para nuestras vidas, ademas de ser un delicioso alimento para nuestras almas hambrientas y sedientas. Y precisamente hablando de esta belleza de su doctrina, nos encontramos ahora con esta invaluable joya de sus enseñanzas como lo es la parábola de “el trigo y la cizaña”, a fin de ser edificados en gran medida, ya que esta ilustración incomparable nos llevará a descubrir el enigma del por qué hay tanta gente falsa en las iglesias, que aunque tienen apariencia de piedad, no obstante son carentes de los valores cristianos básicos, y por regla general sirven mas de estorbo a la obra de Dios, que a la buena edificación del templo espiritual.

La semilla buena, la de trigo es sembrada por Dios. Pero sabemos también que en este mundo el enemigo viene a robar, matar y destruir. El viene, y siembra cizaña junto al trigo, porque su propósito es destruir la obra que el sembrador, El Señor, quiere hacer.
El trigo aunque con dificultad puede seguir creciendo y madurando junto a la cizaña que trata de ahogarlo, es importante que la cizaña no se remueva. Porque como dice Jesús, al recoger la cizaña se corre el riesgo de arrancar también el trigo. Pudiera ser un trigo que todavía no madura bien y esta muy pegado a la cizaña. A simple vista los dos parecen igual, no hay mucha diferencia en la apariencia. Hay que esperar para ver el fruto.

hierba-de-trigo

TRIGO Y CIZAÑA JUNTOS

Jesús nos advierte que esto sí sucede: en el mismo campo, junto a la semilla buena, el trigo, también crecerá la cizaña. Estos se reconocen por el fruto que producen, uno es dulce y el otro es amargo. Debemos dejar que crezcan juntos, y será al final de los tiempos que estos serán separados: la cizaña será atada en manojos para ser quemada y el trigo será llevado al granero del Señor.

Dios es Todopoderoso, y lo que es imposible para los hombres es posible para Dios. Él es a quien la naturaleza obedece, y con una sola Palabra, Jesús puede convertir la misma cizaña en trigo para la honra y gloria de su nombre. Permitamos que el trigo y la cizaña crezcan juntos, tal como Dios lo ha dispuesto. No nos aceleremos queriendo separar y sacar la cizaña, porque Dios y sus ángeles lo harán al final de los tiempos. A nosotros solamente nos corresponde sembrar la semilla y regar el campo con oración, y es Señor quién dará el crecimiento en su tiempo.

  • Trigo: Planta gramínea muy abundante en Europa, que produce el grano del cual se saca la harina utilizada principalmente en la fabricación de pan.
  • Gramínea: Que tienen tallos huecos divididos por nudos y flores en espigas o en esponjas, como los cereales.
  • Cizaña: Planta gramínea, la harina de cizaña es venenosa; lo cual daña y echa a perder otra cosa con la cual se mezclada.


El Señor permite que en su viña haya de todo; pero al momento de la cosecha, El hará la separación perfecta de lo bueno y lo malo. En la parábola del trigo y la cizaña tenemos un binomio o sea el bien y el mal. La iglesia está compuesta por elemento de dos clases: Los fieles, representado por el trigo, y los infieles, representado por la cizaña. Es la voluntad de Dios que junto al trigo exista también la cizaña, lo positivo y lo negativo al mismo tiempo. Es la voluntad soberana de Dios que su pueblo sepa que en medio de las tinieblas, la luz resplandece más.

Conviene que hagamos un profundo análisis desde el punto de vista científico para que tomemos medidas preventivas y curativas en lo tocante a la cizaña, pues ocurre lo mismo que tratamos en el tema GENERACIÓN BONSAÍ. Una realidad que impide el crecimiento personal y espiritual. En esta ocasión pudimos probar que no existe desde la perspectiva genética, el árbol bonsai como tal, lo mismo ocurre con la cizaña. No existe la cizaña como semilla o cultivo independiente de trigo, sino que es algo que se contrae con el tiempo a medida que se desarrolla el crecimiento del trigo, lo cual significa que es una peste que azota el cultivo, un hongo que daña la planta original.

“Científicos se enfrentan a la amenaza de la propagación a través de los continentes de las esporas aerotransportadas de un hongo que puede llevar a una hambruna mundial, destruyendo la cosecha de granos. Tratan de desarrollar especies resistentes.  Los científicos advierten de que el trigo, segundo grano más importante del mundo, después del arroz, se enfrenta a una grave amenaza devastadora por una enfermedad fúngica que podría acabar con la cosecha mundial si no se detiene rápidamente”

Se trata de la roya del trigo, conocida como ‘la polio de la agricultura’, que se ha extendido desde África al Asia Meridional y Central, Oriente Medio y Europa con pérdidas desastrosas para la cosecha de trigo, mientras que las mutaciones del hongo atacan a los cereales en Latinoamérica. Los expertos, preocupados por los peligros crecientes para la seguridad alimentaria mundial, se reunieron en México el mes pasado para discutir la amenaza y aportar sus ideas para el desarrollo de las variedades de granos resistentes a la roya de trigo y sus peligrosas mutaciones.

LA CIZAÑA COMO HONGO

LA CIZAÑA COMO UN HONGO

Según científicos del Centro internacional de mejoramiento de maíz y trigo, la amenaza de la enfermedad radica en su capacidad de causar “la destrucción a gran escala en un período muy corto de tiempo en grandes áreas de cultivo”. El hongo esparce millones de esporas, trasportadas por el viento, cada una de las cuales es capaz de iniciar una nueva infección. Al mismo tiempo, los investigadores británicos estiman que los últimos acontecimientos indican que el 90% de todas las variedades de trigo en África (el continente que más sufre el hambre) son actualmente vulnerables a la enfermedad.

Por todo lo anterior, queda demostrado que la cizaña que hace daño al trigo, es en realidad un hongo que aparece una vez que el cultivo está en su pleno desarrollo. Volvamos entonces al punto de partida con relación a la parábola de Mateo, a fin de hacer el examen desde el punto de vista bíblico y teológico.

Mateo 13:24-29 “Jesús les contó otra parábola: «El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero, mientras dormían los trabajadores, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue. Cuando el trigo brotó y dio fruto, apareció también la cizaña. Entonces, los siervos fueron a preguntarle al dueño del terreno: “Señor, ¿acaso no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde salió la cizaña?” El dueño les dijo: “Esto lo ha hecho un enemigo.” Los siervos le preguntaron: “¿Quieres que vayamos y la arranquemos?” Y él les respondió: “No, porque al arrancar la cizaña podrían también arrancar el trigo”.

Esta demostrado que la semilla sembrada es de la mejor calidad, el trabajo se hizo adecuadamente, pero “mientras los hombres dormían”, vino el enemigo y sembró la cizaña. El creyente en Cristo empieza el camino cristiana de manera sincera y con todo entusiasmo, lo hace con alegría, procura perseverar en la oración, la alabanza y estudio de las Sagradas Escrituras. Asiste lo mas posible a las celebraciones de su iglesia, e incluso hace un buen trabajo para evangelizar a otras personas, invitando amigos y familiares para que también gusten de la bendición de Dios. Pero estando en este proceso tan productivo y alentador como “buen trigo robusto y fresco”, aparece la cizaña. Alguien amargado, decepcionado, un creyente tibio que ha tomado el camino del Señor de manera superficial, el cual comienza hablar mal del pastor, de los hermanos y de las doctrinas que se enseñan a la congregación. Cuáles son los resultados? En el mejor caso, el creyente fiel rechaza de manera categórica tales propuestas, pero en el peor, acepta tales insinuaciones, trayendo sobre sí “el hongo de la contaminación”.

Hebreos 12:14-16 Procuren vivir en paz con todos, y en santidad, sin la cual nadie verá al Señor. Tengan cuidado. No vayan a perderse la gracia de Dios; no dejen brotar ninguna raíz de amargura, pues podría estorbarles y hacer que muchos se contaminen con ella. Que no haya entre ustedes ningún libertino ni profano, como Esaú, que por una sola comida vendió su primogenitura.

En realidad no somos infalibles, estamos propensos a ser contaminados con las raíces de amargura y el resentimiento, por esto es que no debemos prestar oído a la malas conversaciones, pues estas “corrompen las buenas costumbres” (I Corintios 15:33). Lo conviene entonces es someternos al proceso de limpieza de parte del Señor, a fin de ser limpiados adecuadamente antes de su venida. Esto significa ser dóciles a su palabra, permitiendo que someta el trigo a “la zaranda de la corrección”,  quitando de nosotros todos los cuerpos extraños, los hongos dañinos y las malas hierbas que nos están haciendo daño.

“Las esporas” de las malas conversaciones son entonces las que transmiten “el virus de la cizaña” en medio de la congregación. Bien sabemos que ahora la mayoría de temas de conversación en medio de los hermanos, giran en torno a los conceptos, la administración, las doctrinas, los fracasos de algunos del sus líderes y las buenas o malas celebraciones que acaban de celebrarse. Nuestros verdaderos temas de conversación han de girar en torno a la palabra, pues esta es la que trae la edificación, exhortación y consolación necesaria para un cultivo de trigo (hermanos juntos y armonía) plenamente fértil y saludable.

Colosenses 3:16-17 La palabra de Cristo habite ricamente en ustedes. Instrúyanse y exhórtense unos a otros con toda sabiduría; canten al Señor salmos, himnos y cánticos espirituales, con gratitud de corazón. Y todo lo que hagan, ya sea de palabra o de hecho, háganlo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre por medio de él.

Efesios 5:19-20 Hablen entre ustedes con salmos, himnos y cánticos espirituales; canten y alaben al Señor con el corazón, y den siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Mateo 3:12 Ya tiene el bieldo en la mano, de modo que limpiará su era, recogerá su trigo en el granero, y quemará la paja en un fuego que nunca se apagará.»

Hermosa ilustración nos trae aquí la palabra de Dios, enseñándonos de una manera simple y sencilla como se hace la limpieza del trigo. Este era amontado después de la cosecha y secado sobre las piedras en amplios corredores. Una vez trillado, era aventado al aire con un bieldo de madera, permitiendo que al cruce del viento, las hierbas o pajas ajenas al grano fuesen separadas. Al repetir este proceso una y otra vez, el trigo quedaba finalmente limpio, “libre de la escoria de la contaminación”.

cribando

EL TRIGO EN LA ZARANDA

Lucas 22:31-32 El Señor dijo también: «Simón, Simón, Satanás ha pedido sacudirlos a ustedes como si fueran trigo; pero yo he rogado por ti, para que no te falte la fe. Y tú, cuando hayas vuelto, deberás confirmar a tus hermanos.»El repetir el nombre de Simón es digno de cierta solemnidad e importancia. La acción de ataque a Pedro y a los apóstoles se atribuye a Satanás, el gran enemigo del reino que va a instaurarse pronto y de los apóstoles, los grandes evangelizadores de él. El verbo usado significa pedir, prestar algo. Evoca a Satán pidiendo licencia contra Job (Job 1:1-12). Posiblemente con el uso deliberado de este verbo se quiere mostrar que la acción de Satán contra los apóstoles es limitada en su suceso. La imagen con que se anuncia esta embestida de Satanás es muy gráfica: va a zarandearlos como al trigo. Es un ataque muy fuerte, pues la hora era muy trascendental. Cristo rogó para que no desfalleciese su fe. El acto de Pedro no fue, pues, pérdida de la fe, sino cobardía en Getsemaní y en el palacio de Caifas, negándole externamente. Pero, además de lograr, por su oración, mantener su fe, le da un encargo: “Y tú, cuando hayas vuelto, confirma a tus hermanos.”Amós 9:9 »Voy a ordenar que la casa de Israel sea zarandeada entre todas las naciones, como se zarandea el grano en la criba, sin que caiga a tierra un solo grano.La elección de Israel por parte del Señor, lejos de garantizarles inmunidad contra sus transgresiones, crea nuevas obligaciones y vínculos. La justicia divina tiene sus exigencias, y de ahí que Dios tenga puestos sus ojos sobre el reino pecador (Israel) para castigarlo debidamente y aun exterminarlos, si bien no destruirá del todo a la casa de Jacob (Israel), precisamente porque le hizo objeto de una particular elección.
Pero le someterá a una prueba para purificarlo, zarandeándolo entre las naciones como se zarandea (la arena) en la criba. Israel será cribado en el destierro para probar lo que hay de bueno y de malo en él. Y como al cribar la arena sólo pasa ésta, quedando en la criba las piedrecillas, así, al probar el Señor a Israel, hará que sólo queden los fieles, mientras que los pecadores quedarán en la prueba, sin que caiga una chinita (los pecadores indignos) en tierra. Los que prefieren ver en la comparación una alusión a la labor que se hace en la era con el trigo, suponen que el buen grano (los israelitas fieles) quedarán en el harnero, de forma que ningún grano (chinita) caiga en el suelo para perderse. El Señor tendrá especial providencia de los justos, pero los pecadores, obstinados en su presunción de inmunidad, perecerán por la espada. Sólo, pues, un resto se salvará para constituir el núcleo de restauración del pueblo elegido.La manera como el Señor purifica a su pueblo es sencillamente admirable, pues utiliza sus métodos de inescrutable sabiduría, logrando con ellas las mas altos grados de fidelidad y obediencia, los que corresponden a su nivel de calidad y perfección. Como bien sabemos, a su granero no va a entrar paja ni cizaña, sólo entrará “el grano de trigo limpio”, libre de toda contaminación, sin hongo alguno incompatible con su indescriptible santidad, conviene que repasemos un poco todo el proceso de limpieza.Se siembra buena semilla. Esta es la palabra de Dios, también lo es el Hijo del Hombre y los hijos del reino, los nacidos de nuevo.El campo de siembra es el mundo. Mientras los hombres duermen (tiempo de relajo y descuido), el diablo siembra la cizaña. Crecen juntas las plantas, trigo y cizaña. En el tiempo de la cosecha corresponde primero el turno a la cizaña, esta será atada en manojos y echada en fuego (el juicio de Dios), pero el trigo será llevado al granero de Dios. La cizaña son los hijos del malo (falsos hermanos), contaminados y arruinados por el hongo de la amargura y la rebelión. Estos son los que sirven de tropiezo, los cuales serán juzgados de acuerdo a sus malas obras, entre tanto que los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre celestial.Suscríbete a nuestro blog para que no te pierdas ninguno de nuestros temas.Bendiciones

Gracias Por Seguir nuestro trabajo Bendiciones : )