¿Qué método puedo usar para poder memorizar las Escrituras?
SELECCIONA EL TEXTO PARA PODER ESCUCHARLO TEXTO EN AUDIO

ÍNDICE

¿Qué método puedo usar para poder memorizar las
Escrituras? Cada vez que trato de memorizar, se me
olvidan al día siguiente.
Como me gustaría que muchos hoy en día en la
Iglesia del Señor hicieran esta pregunta. Digo esto
porque podemos observar cómo la Iglesia del Señor
no siente la necesidad de aprender de memoria las
Escrituras. Hoy en día se escuchan excusas como, “Ya
yo estoy viejo y no puedo memorizar la Palabra de
Dios”. Puede que en parte sea verdad, pero hay
personas de mayor edad que pueden memorizar las
Escrituras, porque simplemente, se lo proponen en su
29
corazón el poder hacerlo. Otros dicen, “No tengo
tiempo para memorizar textos de la Biblia” Esto no
es verdad ya que cada uno de nosotros tenemos
aunque sea unos 10 minutos para poder memorizar
un texto. Otros dicen, “Yo memorizo versos, pero al
día siguiente se me olvidan”. Posiblemente esto esté
sucediendo dado a que no se le está poniendo el
mayor empeño a la práctica de memorizar. Repetir el
texto una vez y tenerlo memorizado por un día, no
asegura que lo tendrá al día siguiente, necesita seguir
practicándolo todo el tiempo, para que de esta
manera lo pueda retener. Otros dicen, “No necesito
memorizar la Biblia, porque para eso tengo una copia
en mi casa”. Correcto, pero la mayoría de las
personas que usan esta excusa no saben encontrar los
pasajes que desean, y cuando estudian con alguien,
también se les dificulta encontrar los pasajes porque
no se los han memorizado, ni se han memorizado
dónde están. También les tomará mucho tiempo
encontrar los pasajes que desean usar.
Muchos de nosotros tenemos muchos números
telefónicos memorizados; Tenemos números de
seguro social; tenemos direcciones; tenemos canciones
mundanas memorizadas. Pero, ¿Qué pasa con la
Palabra de Dios? ¿Dónde está? Muchos no la
memorizamos porque no vemos la necesidad de
hacerlo. Otros no la memorizamos porque no
encontramos gozo en ella.
Hay pasajes de la Biblia que nos exhortan a
memorizar las Escrituras. Pasajes como: Sal. 119:11
donde David dice, “En mi corazón he guardado tus
dichos para no pecar contra ti.” ¿Dónde guardó
David la Palabra de Dios, los dichos de Dios?
30
Respuesta: “En su corazón” en pocas palabras la
guardó en su mente. Estaba bien familiarizado con
los dichos de Dios. Nosotros también podemos estar
muy bien familiarizados con la Palabra de Dios si sólo
tomamos tiempo para guardarla en nuestro corazón.
Pero, ¿Cómo la guardamos? ¡Memorizándola y
Reteniéndola en nuestra mente!
Otro pasaje también lo encontramos en Mateo 4:4-
11 donde recordamos las tentaciones de Jesús por
Satanás, y en esa narrativa aprendemos de cómo Jesús
pudo usar las Escrituras exegéticamente, es decir,
utilizó las Escrituras en su contexto, y no las torció
como muchos hoy en día las tuercen para su propia
destrucción (2 P. 3:16). Cristo respondió a Satanás
diciendo, “Escrito está, Escrito está, Escrito está”
¿Creen ustedes que Cristo traía su Biblia con él
cuándo dijo a Satanás “Escrito está”? ¿Creen ustedes
que Jesús tomó tiempo para ir al Pentateuco, (los 5
libros de la ley) para buscar los textos que usó para
refutar los argumentos de Satanás? En lo personal, no
creo que Cristo hizo eso; lo que sí creo es que Cristo
tomaba tiempo para estar muy bien familiarizado con
la voluntad de Dios y de esta manera poder vencer el
error.
Pedro citó pasaje tras pasaje para poder respaldar
lo que estaba diciendo a los oyentes en el día de
Pentecostés (Hechos 2:14-35); Pasajes como: Joel 2:28-
32—Venida del Espíritu Santo; Sal. 16:8-11—
Resurrección de Jesús; Sal. 89:3-4—Cristo sentado en
el trono; Sal. 110:1—Cristo sentado a la diestra de
Dios. Pedro conocía estos pasajes de memoria y por
eso los utilizó. Nosotros también podemos conocer la
Palabra de Dios y retenerla en nuestra mente para
31
poder usarla cuando fuere necesario. Si yo les dijera a
ustedes que me den una cita donde la Escritura habla
que Jesús vendrá otra vez, ¿a dónde me llevaran?
¿Adónde me llevarían para mostrarme que Dios
quiere que yo sea salvo?
La Escritura nos exhorta a que siempre estemos
preparados para presentar defensa con mansedumbre
y reverencia ante todo aquel que demande razón de la
esperanza que hay en vosotros (1 P. 3:15). La única
manera como podremos estar siempre preparados es
reteniendo la información en nuestra mente y eso
significa memorizándola.
Muchos retienen los textos pero no retienen donde
se encuentran. Un texto sin su LCV (Libro, capítulo y
versículo) es un texto incompleto dado a que hoy en
día tenemos la responsabilidad de mostrar a las
personas lo que la Palabra de Dios dice.
Pero bueno, vayamos al grano y respondamos a la
pregunta, ¿Qué método puedo usar para memorizar
las Escrituras?
“Consejos Prácticos Para Poder Memorizar Y
Retener Las Escrituras”

1 Escoja el texto o libro que quiere memorizar.

2 Si escogió un verso, divida el verso en secciones.

3 No trate de memorizar un texto completo al

mismo tiempo, todavía no está listo para ello.

4 Repita el texto varias veces hasta que lo haya

memorizado.

5 Después que haya memorizado el texto. Trate

de repetirlo varias veces durante el día, cuando tenga
la oportunidad de hacerlo, de esta manera el texto
32
quedará impreso en su mente y no podrá olvidarlo.
Si hace esto al día siguiente cuando se levante por la
mañana, usted verá que el texto sigue en su mente y
seguirá en su mente por mucho tiempo.

6 Consiga “Índex Cards” (fichas) para poder

apuntar los textos y de esta manera usted podrá
cargarlos en su bolsa todo el tiempo, para que cuando
tenga la oportunidad los mire y siga memorizando
pasajes.

7 Trate de memorizar textos por tópico. Por

ejemplo: memorice textos en cuanto a la inspiración
de la Biblia, bautismo, fe, arrepentimiento, confesión,
fidelidad etc. De esta manera usted tendrá muchos
pasajes que puede usar cuando estudie con alguien.

8 Nunca memorice un texto sin su libro, capítulo y

versículo. Muchas veces nos aprendemos los textos
de memoria, pero, no aprendemos lo importante,
“Dónde se encuentra”—Nuevamente, recuerde que
un texto sin su LCV es un texto incompleto.

9 Necesita disciplinarse a sí mismo. Esto significa

que usted trabajará en el deseo de querer memorizar
las Escrituras. Si usted no tiene la disciplina y el
deseo de querer hacerlo, ¡nunca lo podrá hacer! Tiene
que proponerse él querer hacerlo todos los días, de
otra manera el texto que se aprenda el lunes, si no lo
repite el lunes durante el día y el martes, se le
olvidará por completo si lo deja para el miércoles. Si
no tiene disciplina y el deseo honesto de querer
memorizar no lo podrá hacer. Muchos hoy en día no
memorizan Escrituras, y usan excusas por lo mismo,
no tienen el deseo de querer hacerlo.

10 Un factor muy importante que debe tener en

cuenta todo el tiempo cuando memoriza Escrituras es:
33
Practique lo que aprende y use bien la Palabra de
Dios (Stg. 1:22; 2 Ti. 2:15). Cristo y los apóstoles son
un buen ejemplo de ser un hacedor de lo que se
aprende. Pídale a Dios que le dé Sabiduría para usar
mejor su tiempo, y para que pueda dedicar tiempo a
la práctica de la memorización de las Escrituras.

11 Trate de comenzar con los textos que ya más o

menos conoce. Y trate de memorizar el LCV de cada
texto que ya conoce. Muchos conocen las Escrituras,
pero, les falta algo, ¿Qué es lo que les falta? El LCV
(libro, capítulo y versículo)

12 Consiga una libreta (cuaderno) para apuntar los

pasajes que ya sabe de memoria y esto le ayudará
para poder repasar los textos que ya sabe, para que no
se le olviden.

13 Practique los textos que se aprende con su

esposa, esposo, familiares, amigos, etc.

14 Trate de no usar los textos que memoriza “Fuera

de su Contexto”
Si usted pone estos consejos en práctica y se disciplina
para poder hacerlo todos los días. Usted podrá hacer
muchas cosas como:

1 No tendrá que repetir los textos que quiere

memorizar varias veces porque usted lo ha hecho
tantas veces que ya se ha acostumbrado a memorizar
y los podrá retener fácilmente.

2 Podrá comenzar a memorizar libros completos.

3 Tendrá varios pasajes de memoria que le

ayudarán a estar siempre preparado para estudiar con
alguien, de cualquier tema, especialmente “La
Salvación”
34

4 Se sentirá muy bien en saber que tiene los dichos

de Dios en su mente—Ellos traen gozo y alegría al
corazón (Jer. 15:16)

5 Tendrá la capacidad de poder ayudar a otros en

consejos divinos que la Palabra de Dios nos enseña.
Animamos a toda la Iglesia del Señor a que
pongamos en obra está muy importante practica que
nos ayudará a crecer en el conocimiento de las
Escrituras (2 P. 3:18). Haciendo esto estaremos
agradando a Dios y estaremos siempre preparados.
Que Dios nos ayude a poder poner a un lado las
excusas y que comencemos a guardar los dichos de
Dios en nuestro corazón (Sal. 119:11). Necesitamos
regresar a la Biblia, para que podamos llegar a ser
calificados como “Gente del Libro” lo cual significa
que la Iglesia del Señor antes era conocida como
personas que conocían la Biblia y la tenían de
memoria. Este no es el caso hoy en día. Tratemos lo
mejor posible de cambiar esto para mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.