El Arrebatamiento o rapto de la iglesia y la verdad ignorada

El Rapto o arrebatamiento de la iglesia.

El arte de servir tiene el agrado de presentarles, este hermoso estudio.

Una de las bases más sólidas de nuestra fe y esperanza en cristo, hoy que el amor de muchos se a enfriado.

Si hoy estas lejos, es tiempo de volver a casa.

Te recomendamos pausar el video para leer cada verso, analizarlo y pedir a Dios discernimiento para poder comprender lo que hoy Dios quiere decirte, ver el video completo, para una mejor comprensión.

https://www.youtube.com/watch?v=p2cAWFVhNoE

La esperanza de muchos cristianos.

Un mundo asolado por la oscuridad, una variedad de ideologías que tienen segado el entendimiento, una era que persigue los valores y aprueba las inmoralidades.

Cumplen una palabra profética para nuestros tiempos.

Isaías 5:20.

!!Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!.

Para los conocedores de la palabra de Dios, para los cristianos que han vasado su vida en el conocimiento y el estudio, les espera, una esperanza de vida y salvación.

Para los que hoy se han apartado de la fe, por causa de falsas iglesias o falsos lideres, es tiempo de retornar a casa, en la Bendita esperanza de salvación, en cristo Jesús.

Para los nuevos, creyentes que vendrán, lo que serán llamados, por medio de la predicación, del testimonio y de la promesa.

Un anhelo que cada uno de los creyentes, llevan en sus corazones; Una esperanza real y viva, de que un día el señor vendrá, ya sea que muramos o estemos vivos, estaremos con él para siempre.

Esta es una enseñanza, que gradualmente se a opacado, en los pulpitos de la mayoría de las organizaciones cristianas del mundo, ya que otras enseñanzas o prioridades han ocupado los lugares de privilegio en las iglesias de la actualidad.

Por esta razón la palabra de Dios nos indica que.

Mateo 24:24.

Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y mostrarán grandes señales y prodigios, para así engañar, de ser posible, aun a los escogidos.

En la actualidad, las nuevas generaciones, o no conocen, o no creen que este acontecimiento bíblico, pueda o valla a pasar, pues no se a enseñado o no han es cuchado hablar de ello.

Muchos otros rechazan esta doctrina y niegan su eficacia, y otros, enseñan que será de una o de otra manera.

Todas estas variantes hacen que la fe en un arrebatamiento se disipe y que hoy en la actualidad pocos esperen este día.

Analizaremos este estudio.

para poder comprender mejor este tema.

Para poder llevar una clara explicación a estos sucesos, que pesar de todas las cosas que se han enseñado, de denominaciones que la han negado y que han tratado de eliminar esta enseñanza.

Hoy millones de personas la creen y esperan, con sus lámparas encendidas y llenas.

El arte de servir, estudios bíblicos y actualidad.

EL ARREBATAMIENTO de LA IGLESIA.

“La resurrección de los que han muerto en Cristo y su arrebatamiento junto con los que estén vivos a la venida del Señor es la esperanza inminente y bienaventurada de la Iglesia

1 Tesalonicenses 4:16-17.

 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.

Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

Romanos 8:23.

 y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo.

Tito 2:13.

aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo,

1 Corintios 15:51.

He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados,

JESÚS ENSEÑÓ QUE ÉL REGRESARÍA.

Jesús enseñó que Él regresaría a la tierra. Él cuidadosamente advertió a sus discípulos que necesitaban estar constantemente preparados para esto.

Mateo 24:42-51.

Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor.

Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa.

Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis.

¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo?

 Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así.

De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá.

Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir;

 y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos,

 vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe,

y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.

Mateo 25:1-13.

Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo.

Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas.

Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite;

 mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas.

 Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron.

 Y a la medianoche se oyó un clamor: !!Aquí viene el esposo; salid a recibirle!

Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas.

Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan.

Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas.

Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta.

Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: !!Señor, señor, ábrenos!

Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.

 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.

Marcos 13:37.

Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: Velad.

Lucas 12:37.

Bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando; de cierto os digo que se ceñirá, y hará que se sienten a la mesa, y vendrá a servirles.

Ellos entendieron que la era actual terminará con su venida (Mateo 24:3). La garantía de su venida era una de las verdades con las que Él consoló a sus seguidores antes de su muerte.

Juan 14:2.

En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.

En el momento de la ascensión de Cristo, dos ángeles vinieron al grupo de los discípulos que estaban reunidos para repetir la promesa de que Él regresaría. Ellos declararon que Él vendría de la misma manera que se había ido (Hechos 1:11). Esto claramente significa que su segunda venida será literal, física, y visible.

LAS EPÍSTOLAS ENSEÑAN QUE JESÚS REGRESARÁ

Las epístolas del Nuevo Testamento se refieren frecuentemente a la segunda venida, y a través de los pasajes de las Escrituras que tratan de este tema recurre la idea de la inminencia. Aunque habrá un período de tiempo entre la primera y la segunda venida.

Lucas 19:11.

Oyendo ellos estas cosas, prosiguió Jesús y dijo una parábola, por cuanto estaba cerca de Jerusalén, y ellos pensaban que el reino de Dios se manifestaría inmediatamente.

todas las enseñanzas acerca del regreso del Señor enfatizan que acontecerá repentinamente y sin previo aviso; que los creyentes deben estar siempre en un estado de preparación continua.

Filipenses 4:5.

Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca.

Hebreos 10:37.

Porque aún un poquito,

Y el que ha de venir vendrá, y no tardará.

Santiago 5:8.

Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca.

Apocalipsis 22:10.

Y me dijo: No selles las palabras de la profecía de este libro, porque el tiempo está cerca.

Los creyentes en los primeros días de la Iglesia vivían en un estado de expectación.

1 Corintios 1:7.

de tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo;

1 Tesalonicenses 1:9.

 porque ellos mismos cuentan de nosotros la manera en que nos recibisteis, y cómo os convertisteis de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero,

 Cuando Pablo usa la forma “nosotros” en 1 Corintios 15:51 y 1 Tesalonicenses 4:17 muestra que él tenía la esperanza de que todavía estaría vivo cuando Jesús regresara.

EL RAPTO DE LOS CREYENTES.

Una comparación de los pasajes de las Escrituras relacionados con la segunda venida muestra que algunos hablan de un acontecimiento visible a toda la humanidad que implica el juicio de los pecadores. Otros describen una venida conocida solo por los creyentes y que resulta en su redención de la tierra.

La segunda es conocida por los evangélicos como “el rapto” (o arrebatamiento). Esta palabra no se encuentra en la Biblia, pero ha sido usada tanto que una de las definiciones para la palabra es: “Cuando Cristo levanta a su verdadera iglesia y a sus miembros a un reino más allá de la tierra donde todos disfrutarán de felicidad celestial con su Señor”.

La palabra raptar se podría usar para traducir la palabra “arrebatados” de 1 Tesalonicenses 4:17.

Jesús dijo que su venida resultaría en situaciones donde un individuo sería llevado de un lugar mientras el otro individuo sería dejado. Esto indica un traslado repentino de los creyentes de la tierra, mientras los no creyentes quedan aquí para enfrentar la tribulación (Mateo 24:36-42).

Jesús describió su venida como algo que ocurriría en un tiempo en que las naciones de la tierra se lamentarían cuando lo vieran llegar (Mateo 24:30).

El apóstol Pablo describe el regreso del Señor como un tiempo de juicio e ira para los impíos.

2 Tesalonicenses 1:7-10.

 y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder,

en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo;

 los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder,

cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron (por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros).

En 1 Tesalonicenses 4:13-18, él considera un aspecto diferente de la segunda venida. Este breve pasaje es la enseñanza más directa y clara sobre el rapto en el Nuevo Testamento. Sólo habla de los creyentes, tantos vivos como muertos.

No dice que los injustos verán a Cristo en ese momento. Pablo describe la venida de Jesús en el aire, pero no dice nada de que sus pies tocarán la tierra, como dice otro pasaje que acontecerá en su venida (Zacarías 14:4).

 Es el momento cuando se cumplirá. 1 Juan 3:2.

Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es., y seremos como Él.

La misma palabra griega usada en.

 1 Tesalonicenses 4:17. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

para decir “arrebatado” se usa en Hechos 8:39 para describir cuando Felipe fue “arrebatado” después de bautizar al etíope. El segundo versículo dice que el Espíritu del Señor arrebató a Felipe–identificando el origen del poder que llevará a los creyentes de la tierra en el rapto.

En 2 Tesalonicenses 2:1 Pablo llama el rapto “nuestra reunión con él.” La palabra griega aquí traducida “reunión” es la misma palabra traducida como “congregarnos” en Hebreos 10:25, refiriéndose a la congregación de los cristianos para alabar. Es la imagen de los santos congregándose alrededor de Cristo cuando venga por ellos.

El arrebatamiento sobrenatural de individuos piadosos de la tierra no es algo desconocido en las Escrituras. El suceso destacado en la vida de Enoc fue su desaparición milagrosa de la tierra después de caminar con Dios (Génesis 5:21-24). El autor de Hebreos llamó esa experiencia un traspaso, evitando la muerte (Hebreos 11:5).

Aunque algunos aspectos del traspaso de Elías fueron distintos del de Enoc, también implicó un arrebatamiento repentino de un creyente del mundo sin experimentar la muerte (2 Reyes 2:1-13).

Primera de Corintios 15:51-54. trata del mismo acontecimiento que, 1 Tesalonicenses 4:13-18. Aquí también Pablo trata de los cambios que se producirán tanto en los creyentes vivos como en los creyentes muertos durante el rapto. Lo llama un misterio (1 Corintios 15:51), una verdad que antes no era conocida pero que ahora le fue revelada por el Espíritu Santo.

En Filipenses 3:21, Pablo relaciona la venida del Señor con el tiempo cuando “el cuerpo de la humillación nuestra” será cambiado–otra referencia al rapto.

Los pasajes que corresponden al rapto describen la venida del Señor por su pueblo. Los pasajes que se refieren a la revelación de Cristo describen la venida del Señor con sus santos. Colosenses 3:4 trata de los creyentes que aparecerán con Cristo en su venida. Judas 14 también prevé la venida del Señor con su pueblo para ejecutar el juicio que muchos otros pasajes mencionan en relación con su venida pública.

Porque las Escrituras no se contradicen, parece razonable concluir que los pasajes que describen la venida de Cristo por los santos y con los santos indican dos fases de su venida. Nosotros creemos que es bíblico suponer que el intervalo entre los dos es el tiempo cuando el mundo experimentará la gran tribulación, implicando el reino del Anticristo y el derramamiento de la ira de Dios sobre los injustos (Daniel 12:1,2, 10-13; Mateo 24:15-31; 2 Tesalonicenses 2:1-12).

LOS CREYENTES Y LA GRAN TRIBULACIÓN.

Aunque el pueblo de Dios quizá sufra muchas aflicciones antes de la venida del Señor, la iglesia será raptada antes del período llamado la Gran Tribulación.

En 2 Tesalonicenses, 2 Pablo,  indica que ciertas cosas tienen que acontecer antes de que el día del Señor (que es parte de la gran tribulación) pudiera empezar. Un individuo llamado “el hombre de pecado” (anticristo) aparecerá.

El misterio de injusticia ha estado operando desde el tiempo de Pablo, pero está siendo restringido por el poder del Espíritu que obra por medio de la iglesia verdadera. Sólo cuando la iglesia sea llevada de la tierra por el rapto, este hombre podrá aparecer públicamente.

En 1 Tesalonicenses 5, siguiendo el pasaje del rapto en el capítulo 4, Pablo enseña acerca del Día del Señor. Él advierte de la destrucción que éste traerá sobre los injustos (ver verso. 2, 3). Pero en seguida aseguró a los cristianos que los que son de Cristo no serán vencidos (verso. 4).

Todavía hablando del día del Señor, Pablo escribe: “Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo” (v. 9). Parece claro que él está indicando aquí la liberación de los creyentes de los juicios del día del Señor, incluida la gran tribulación.

En el Nuevo Testamento los cristianos son repetidamente exhortados a velar en vista de la venida del Señor.

Nunca se les enseña velar por la gran tribulación ni por la llegada del Anticristo. Esperar que tales cosas tengan que suceder antes del rapto destruye el sentido de inminencia que respecto a la segunda venida de Cristo aparece en todo el Nuevo Testamento.

Los creyentes reciben las instrucciones de que tienen que “esperar de los cielos a su Hijo,” no la gran tribulación (1 Tesalonicenses 1:10).

 Cuando las señales del fin de la era son evidentes, deben erguirse y levantar su cabeza en expectación de su redención, no de la gran tribulación (Lucas 21:28).

Las señales de la venida del Señor se manifestarán antes de su llegada pública, pero no tienen que ser cumplidas antes del rapto. Cualquier enseñanza que ciertos hechos tienen que acontecer antes del rapto no está en armonía con la doctrina de inminencia.

Es consecuente con los tratos de Dios con su pueblo en el Antiguo Testamento creer que la iglesia será llevada del mundo antes de la gran tribulación. Dios no mandó el diluvio hasta que Noé y su familia estuvieron seguros dentro del arca.

No destruyó a Sodoma hasta que Lot salió. La Biblia refiere de un rapto que es pre-tribulación.

En todas las enseñanzas de la segunda venida en el Nuevo Testamento la inminencia se enfatiza. Interponer otros sucesos antes del rapto viola tales enseñanzas.

Mientras los cristianos esperan con alegría la venida del Señor, es bueno recordarles las palabras de Pablo a Tito: “Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras” (Tito 2:11-14).

Comparte tu opinión, al tema con respeto.

El arte de servir, estudios bíblicos cada domingo, si tienes algún tema que quieres que toquemos, lo hacemos con gusto, siempre que este este dentro de nuestro conocimiento.

Esperamos poder seguir sirviéndoles.

Hasta pronto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.