Los dinosaurios: ¿Se les puede encajar en la Biblia?

Es triste, pero cierto—los dinosaurios son, probablemente, más usados que otra cosa en los intentos de convencer a niños y adultos que la evolución es un hecho. Tanto así, que para muchos, las palabras “dinosaurio” y “evolución” son casi sinónimas.

A través de los años, me han pedido muchas veces que explique cómo “encajan” los dinosaurios en la Biblia. Sin embargo, no puedes encajar los dinosaurios en la Biblia. Como puedes ver, lo que la mayoría de la gente hace es tomar las interpretaciones falibles que los hombres tienen de los huesos encontrados y tratar que de alguna manera estas encajen en la Biblia.

Pero la Biblia es, entre otras cosas, un libro de historia real. Dios nos ha revelado los eventos importantes de la historia desde el principio del tiempo para así poder crear una manera de pensar para entender el universo.

Cuando uno acepta la línea de tiempo de la historia descrita en las Escrituras, es fácil explicar a los dinosaurios. Cuando uno entiende que los animales terrestres (incluso dinosaurios) fueron hechos en el sexto día de la creación, que no había muerte (ni de animales ni de hombres) o enfermedad antes del pecado (hay huesos de dinosaurios que muestran evidencia de enfermedades como cáncer), que todos los géneros de animales terrestres (incluso dinosaurios) estaban en el Arca—y que muchos grupos de animales (incluso dinosaurios) murieron como resultado del diluvio (porque el pecado, la maldición y el diluvio afectaron al mundo), entonces es fácil explicar la histo-ria de los dinosaurios.

También, hay mucha evidencia (como figuras talladas y pinturas de criaturas como dinosaurios) y huesos de dinosaurio (no fosilizados) con células rojas—que cobran sentido a la luz del relato bíblico de la historia. ¿Sabías que un dinosaurio puede estar descrito en detalle en la Biblia? Lee Job 40:15-19. Y si las notas en tu Biblia dicen que este animal era un elefante o un hipopóta- mo, lee el pasaje de nuevo para darte cuenta que esto no puede ser.

¿Sabías que la palabra “dinosaurio” se inventó en 1841? Los dinosaurios probablemente fueron llamados “dragones” antes de este tiempo. Y la palabra hebrea para “dragón” es usada en numerosas ocasiones en el Antiguo Testamento. Hay también leyendas de dragones que prevalecen en culturas alrededor del mundo. Es posible que estas sean relatos de encuentros con bestias que llamamos dinosaurios hoy día.

La razón por la que muchos cristianos no han sido capaces de dar respuestas de los dinosau-rios es porque han tratado de “encajarlos” en la Biblia—en lugar de usar la Biblia y su relato verdadero de la historia para darles una explicación. Esto está explicado en detalle en mi libro ¡El Gran Misterio del Dinosaurio Revelado!

De hecho, en Respuestas en Génesis, llamamos a los dinosaurios “lagartijas misioneras”. Esto es porque podemos enseñarles a las
personas que la Biblia realmente explica a los dinosaurios y le da sentido a la evidencia que encontramos alrededor del mundo.
Al pensar en los dinosaurios, uno tiene que hablar de la muerte (después de todo, ¡los fósiles de dinosaurios están muertos!)—y por supuesto, del origen de la muerte debido al pecado. Esto lleva a una discusión sobre el evangelio.

Mientras el tema del Diluvio de Noé es discutido (un Diluvio que enterró miles de millones de criaturas incluyendo a dinosaurios—y por consiguiente la principal causa de la mayoría de fósiles de dinosaurios), el asunto principal de la salvación también puede ser cubierto. Después de todo, el Arca de Noé es una imagen de la salvación en Cristo. Y así como Noé tuvo que ir a través de una puerta para ser salvo, cada uno de nosotros debe ir a través de una puerta—el Señor Jesucristo.

Jesús dijo en Juan 10:9, “Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo.”

Es importante que los niños, jóvenes y adultos sean instruidos en la verdad de los dinosaurios. Esto les dará respuestas poderosas para testificar a un mundo escéptico. Y mientras incrédulos escuchan de la fe cristiana explicando a los dinosaurios, muchos han sido y serán desafiados a escuchar el resto de lo que la Biblia dice. Nos alegramos de que muchos hayan sido ganados para el Señor con este enfoque.

Y qué diferencia hace en la vida de un cristiano, joven o adulto, cuando tienen respuestas que les permiten pararse con la cabeza en alto en medio de un mundo incrédulo.


« Volver a las preguntas frecuentes