¿Es malo bailar?

Definitivamente no. Lo peligroso suele ser dónde, cómo, y para qué se hace. El baile, al fn al cabo, es una respuesta natural de nuestro cuerpo al ritmo de la música (por eso se te mueve el pie cuando hay una música que te gus-.ta). Haz la prueba con niños bien pequeños. Pones música y comienzan a bailar. ¿Por qué? Evidentemente no es porque la sociedad sensual los quiere llevar a las drogas … Fue Dios el que nos dio el regalo del ritmo. Te invito a mover las neuronas respecto a cuál es entonces el problema:

¿Dónde? ¿Cómo son los lugares a donde suelen ir a bailar los adolescentes y jóvenes? Una cosa es bailar en un juego, en un campamento cristiano. Pero otra cosa son los lugares a los que va la juventud a bailar los viernes y sábados por la noche. Si son lugares oscuros, y en los que abunda el alcohol, la tentación sexual, y las drogas, no creo que sean el lugar más conveniente para un hijo de Dios. No es que te vayan a obligar a pecar, es cierto, pero a la tentación hay que huirle …

¿Cómo y para qué? Bailar de manera sensual para seducir a otros es motivarlos a pecar. ¿Nunca lo viste así? Quizás porque eres mujer, pero si eres hombres sabes muy bien de qué hablo. O bailar con movimientos graciosos para llamar la atención. O bailar aunque no te guste para que no se burlen de ti por «aburrido». O ir a bailar para «encontrar pareja». ¿Cuáles de estas opciones son apropiadas para un chico o una chica cristianos?

También deberíamos analizar la música con la cual se baila (busca la pregunta 60). En este punto podríamos preguntarnos si es bueno (aunque sea en una fiesta de 15 años o en un casamiento que se celebren en salón de la iglesia, en los que todos sean cristianos y nadie esté bailando para seducir, sino sólo para divertirse) que todos bailen haciendo un tren y cantando al son de letras que deshonren a Dios …

Es importante recordar lo qué nos dice la Biblia sobre nuestros cuerpos:

«¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños; fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios.» (1 Corintios 6.19- 20)

Por eso la pregunta vital que debe hacerse un joven cristiano inteligente es: ¿Cuáles lugares y cuáles formas de bailar cumplirían con la condición de darle honra a Dios con nuestros cuerpos?

Finalmente, aunque es necesario distinguir entre lo bueno y lo malo, también debemos saber que dentro de lo bueno hay cosas mejores que otras. A esto es a lo que se refiere la Biblia cuando dice: «Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica» (1

Corintios 10.23). Es decir, aún dentro de las cosas que son lícitas (permitidas), no todo es provechoso, no todo es constructivo.

Pienso que como cristianos no debemos aspirar a lo bueno sino a lo mejor. Pídele a Dios sabiduría para distinguir qué es lo mejor en cada caso.


« Volver a las preguntas frecuentes
Gracias Por Seguir nuestro trabajo Bendiciones : )