Contenido del curso
Teología Bíblica – Clase 2: Protectora y Guía para la Iglesia
Clase esencial Teología Bíblica Clase 2: Protectora y Guía para la Iglesia
0/3
«Señor, esto es una iglesia local»
0/2
Esenciales e indispensables: Las mujeres y la misión de la Iglesia
La contribución de las mujeres a la misión de la iglesia no es sólo «importante» o «vital» o «crítica». Las mujeres son «esenciales e indispensables» para la misión y el ministerio de la iglesia. Así lo afirma la conferenciante y escritora Jen Wilkin, de The Village Church, en Flower Mound, Texas.
0/2
Teología Bíblica
Acerca de las clases

LA TEOLOGÍA BÍBLICA COMO GUÍA PARA LA IGLESIA

Pero la teología bíblica no es solo una protección, es una guía —una guía para la buena predicación, la buena consejería, el buen ministerio de alcance y el compromiso, la buena adoración corporativa, y hasta para la buena estructura de las iglesias. Quiero reflexionar sobre cada una de estas áreas.

Una guía para la buena predicación y la enseñanza

¿Por qué crees que la teología bíblica ofrece una guía para la buena predicación?

Cuando te sientas a estudiar un texto y preparar un sermón, la teología bíblica de cuida de tomar un texto como prueba o de comunicar una historia desequilibrada de la redención. Un amigo mío lo comparó con «tener conocimiento del juego» en basquetbol. No solo te enfoques en que la bola entre en el aro sino que estás consciente de la ubicación de tus compañeros de equipo y defensores en el juego así como del flujo del juego.

Esto coloca cada texto en el contexto canónico correcto y te ayuda a ver lo que tu texto tiene que ver con la persona y obra de Cristo. Evita el moralismo para que sea predicado un sermón cristiano. Relaciona correctamente la fe y las obras. Se asegura de que cada sermón sea parte de la gran historia.

¿Cómo podría un estudio de la vida de Abraham hacer que el evangelio se vea más claro? ¿Simplemente contamos una historia evangelística al final del sermón? «Para nuestros amigos no creyentes de hoy en día, me gustaría terminar este mensaje sobre la circuncisión de Abraham hablándoles acerca de cómo puedes recibir el regalo gratis de la vida eterna. ¡Ven a Jesús «¡¿Pero él estaba hablando acerca de la circuncisión?!»

O imagina que estás enseñando una lección sobre David y Goliat. Nadie del ejército de Israel quiere pelear contra el gigante Goliat quien los provoca día tras día. Entonces, este joven pastor ingenuo, el niño David, se presenta para llevarle comida a sus hermanos, rehúsa ponerse la armadura del rey, toma 5 piedras, lo golpea en la frente con una piedra y luego corta su cabeza. ¿Cuáles son algunas de las enseñanzas que las personas muchas veces toman de esto?

Bueno, tienes 5 piedras y representan la fe, la esperanza, el amor… yo tengo dos más, la verdad y la preparación para las emergencias. Normalmente, las personas hablarán acerca de David: la fe de David, la valentía de David. Y amigos, necesitan la fe de David en Dios para luchar contra los goliats de tu vida. Es esa la manera correcta de enseñar el pasaje. Bueno, es parte de ello pero esto no es un sermón cristiano. Un maestro judío podría enseñar ese sermón.

La próxima semana hablaremos acerca de la tipología como una de las herramientas que necesitas para la teología bíblica. Y el Nuevo Testamento nos enseña a leer a David como un tipo de Cristo. Jesús y los apóstoles nos dicen en diferentes lugares, como Marcos 12 ó Hechos 12,  que debemos de observar a David para obtener una leve imagen de Jesús. ¿Quién es David en la historia de Goliat? Él es quien está empoderado por el extraño rey empoderado por el Espíritu que viene a rescatar al pueblo de Dios del enemigo de Dios. Por tanto, amigo, estoy menos interesado en los Goliats de tu vida y más en si hay un David en tu vida. ¿Quién es el rey que te rescatará del gran enemigo de Dios—el pecado?

En resumen, si estás en la reunión del domingo, en la escuela dominical o en un grupo pequeño que se reúne a mitad de semana, necesitas la teología bíblica para hacer lo más importante en una una iglesia: predicar y enseñar la Palabra de Dios.

Una guía para la buena consejería

Afortunadamente puedes ver como la teología bíblica es una buena guía para todo ministerio de la Palabra. Pero meditemos acerca de otras formas de ministerio de la Palabra: la consejería.

Un cristiano joven nos pregunta qué debe hacer con su vida. Un amigo casado necesita exhortación debido a las dificultades que tiene en su matrimonio. Un miembro de iglesia confiesa que tiene una lucha con un comportamiento adictivo. Tu hija adolescente está preocupada acerca de ser aceptada en la escuela. Todos nosotros nos involucramos en la consejería. ¿Cómo piensas que la teología bíblica nos guía aquí?

Y la manera como respondes básicamente depende de lo que piensas que son los seres humanos, cuál es su problema y cómo la Biblia habla de ello.

En muchas de estas situaciones, diagnosticamos el problema como un mal pensamiento o comportamiento. Para la sanidad, vamos a la Biblia como libro de respuestas para mostrarles como pensar y actuar correctamente. El resultado es un enfoque que prueba el texto, un tipo de versión cristianizada del comportamiento o terapia del conocimiento. El consejo básico es, «simplemente necesitas aprender a pensar o actuar diferente a través del poder del Espíritu

Por supuesto, el problema es que la historia de Adán y Eva e Israel debe enseñarnos que podemos ofrecerle a las personas la manera de pensar correctamente: Adán tenía a Dios con él en el jardín diciéndole exactamente como pensar, e Israel tenía a los profetas. Y puedes hacer que las personas se comprometan a tener el comportamiento correcto, por lo menos por un tiempo: Israel tenía la estructura elaborada de la ley, ¿y cuánto éxito tuvo todo eso?

Sin embargo, una antropología bíblica no nos define por nuestro comportamiento o pensamientos sino que somos definidos por lo que adoramos. Somos fundamentalmente adoradores. Esto es ilustrado de manera gráfica y perversa en la adoración de Israel a los dioses de las naciones.

Según Pablo, el verdadero cambio implica cambiar de la idolatría a la adoración del verdadero Dios. ¿Cómo sucede esto? A través del evangelio, a través de recibir y confiar en lo que Cristo cumplió en la cruz. A través del arrepentimiento del pecado y poner la fe en la gracia de Dios ofrecida por medio de Cristo. El cristiano que está atrapado por  las acciones pecaminosas, las creencias destructivas o los comportamientos adictivos es alguien que está adorando ídolos como hace cualquier ser humano, y necesita el evangelio.

Tu amigo que necesita una guía: ¿está atrapado por una decisión interna debido a que tiene un concepto equivocado del rumbo de la historia y dónde encontrará gozo?

Tu amigo en con un matrimonio difícil: ¿está ella poniendo la esperanza de su matrimonio en cosas que no estaba llamada a soportar?

Tu amigo que lucha con la adicción: ¿por qué cree que fue creado?

La consejería bíblica rehúsa aferrarse a objetivos falsos y temporales, como tener una vida más fácil y placentera ahora o trucos y estrategias para tener un mejor matrimonio. En cambio, se aferra al objetivo de la santificación y la glorificación, nuestra transformación a la imagen de Cristo. Por tanto, su método es el evangelio porque el objetivo es Cristo.

Una guía para el buen ministerio de alcance y el compromiso

Vayamos a ministerio de alcance y compromiso de una iglesia con el mundo de afuera. La teología bíblica equilibra correctamente nuestras expectativas entre esperar mucho (darle mucha importancia a la escatología y al perfeccionismo) o esperar muy poco (gracia barata, fe fácil, pertenecer antes de creer, no predicar los mandatos de la Escritura).

La buena teología bíblica no prometerá una mejor vida ahora (si eso significa salud y prosperidad, transformación de la ciudad, ganar el favor de la minoría, o recuperar el país). Pero tampoco rechaza comprometerse con la cultura y buscar el bien nuestro prójimo a través del ministerio de obras por el bien del amor y la justicia.

A continuación un par de ejemplos:

A) Misiones

Últimamente ha habido mucho ruido acerca de la necesidad de la iglesia de ser misional. Ser misional no es lo mismo que estar comprometido con las misiones o tener una mentalidad misionera. Una iglesia que dice ser misional dice que la iglesia no va a la misión o envía personas a hacer misiones, sino que la iglesia es la misión de Dios para el mundo con el fin de sanar al mundo y reconciliar a la gente con Dios de la misma manera que Jesús sanó y alimentó a las personas. Por tanto, la misión de la iglesia es integrarnos en la cultura y hacer el bien a los demás. Bendícelos.

De esta manera, toma a Jeremías 29 y habla acerca de como los exiliados judíos debían cuidar de la ciudad de Babilonia. O toma los versículos de Mateo 5 acerca de ser sal y luz. O cualquier pasaje acerca de la encarnación. O cualquier pasaje acerca de Jesús alimentando y sanando personas. Tal vez nuestra misión como iglesia debe ser menos acerca de invertir el dinero en misiones transculturales y más en construir casas para los pobres.

¿Qué opinas? ¿Suena bien?

Pienso que no hay duda de que debemos salir y ser sal y luz en el mundo (Mateo 5:13-16). También pienso que no hay duda de que Dios es un Dios misionero. Él camina en los vecindarios y nos busca. ¡Pero fíjate que el énfasis de toda la Biblia está en la venida de Jesús para hacer lo que Adán e Israel no pudieron hacer! Fíjate como los evangelios mismos primero y más que todo enfatizan quien es Jesús y como las epístolas nos llaman a estar unidos a Jesús por fe. Toda la Biblia hace énfasis en la singularidad absoluta de Cristo. Los milagros apuntan hacia eso.

Lo más importante que la iglesia puede hacer por el mundo no es nada que la iglesia pueda hacer por el mundo. La iglesia no puede morir por los pecados del mundo, o sanar a las naciones, o introducir el reino de Dios. Lo más importante que la iglesia puede hacer es apuntar hacia el Único que hizo y está haciendo todo esto. La iglesia debe dar testimonio del Hijo. Debe proclamar su mensaje. Debe hacer discípulos de Él. El mismo hecho de que toda la Escritura se enfoca en la persona y obra de Cristo nos ayuda a ver precisamente lo que es nuestra misión: apuntar hacia Cristo, tal y como lo hace la Biblia. Y sí, apuntamos hacia Él con nuestras obras. Pero nuestras obras son mudas, lo cual significa que debemos apuntar hacia Él principalmente con nuestras palabras. Por eso fue que Jesús dijo que había venido primeramente a predicar y no a expulsar demonios o a sanar.

En otras palabras, necesitamos más textos de prueba. Necesitamos entender toda la Biblia.

B) La relación entre la iglesia y el estado

La teología bíblica nos ayuda a entender la relación entre la iglesia y el estado. No hay una pregunta más irritante en la historia de la iglesia que aquella de la relación entre la iglesia y el estado. Desde la cristiandad medieval y la unión de la iglesia y el estado en un imperio «cristiano» único, hasta la guerra de la cultura actual con un electorado politizado dividido en parte en líneas religiosas, hasta temores acerca del islam y su rechazo a organizar el estado en líneas seculares, hasta temores a que los cristianos fundamentalistas puedan tener un rechazo similar sobre si deben en algún momento llegar al poder en los Estados Unidos—la pregunta de la relación entre la autoridad política y la espiritual continúa provocando conflicto y temor.

¿Qué hacemos con el ejemplo de Israel? ¿No nos damos cuenta de que existe una unión de la autoridad espiritual con la civil? ¿Y la cosmovisión del cristianismo moral que lo abarca todo que declara no solo el señorío universal de Cristo sino lo sagrado de la vida humana y el carácter moral del universo en el cual vivimos?

Buenos, necesitamos prestar atención a toda la historia.

Una guía para la buena adoración corporativa

La teología bíblica nos ayuda a saber qué hacer cuando nos reunimos como iglesia en nuestra adoración corporativa.

¿Es la danza desnuda de David frente al arca del pacto una ordenanza para las reuniones de la iglesia? ¿Y el incienso utilizado por los sacerdotes del Antiguo Testamento, o el uso de instrumentos y coros, o «hacer sacrificios» por diferentes días feriados, o la lectura y explicación del texto bíblico? Una teología bíblica correcta ayuda a responder lo que debemos llevar a la época del nuevo acto y qué dejar en el antiguo.

Mucho depende del enfoque de la continuidad y la discontinuidad, y el entendimiento del cumplimiento de la obra de Cristo. También depende del entendimiento de lo que la iglesia reunida de Cristo ha sido autorizada a hacer.

Una guía para la buena estructura de las iglesias

De la misma manera, la historia de la Escritura requiere que prestemos atención a nuestra estructura de iglesia. ¿Debemos bautizar bebés? Bueno, depende de la continuidad que ves entre el Antiguo y el Nuevo Testamento.

¿Y los pastores? ¿Es su descripción de puesto igual que la del sacerdote del Antiguo Testamento? ¿O más como la de los profetas? ¿O del rey? Bueno, la respuesta depende de estas preguntas sobre la continuidad y la discontinuidad, así como también de cómo el profeta, el sacerdote y el rey actualmente apuntan de manera más directa no hacia el pastor sino hacia Cristo. Por tanto, la pregunta realmente es, cómo se relacionan los pastores con Cristo y no con los profetas, sacerdotes y reyes del Antiguo Testamento.

¿Y la disciplina de iglesia? ¿Piensas que puede haber algo que aprender de la expulsión de Adán y Eva del jardín, del arca de Noé, de las leyes de santidad y haber sido puestos fuera del campo, del exilio de Israel y el muro de Nehemías?

CONCLUSIÓN

La teología bíblica como disciplina es una manera de leer la Biblia, una estrategia hermenéutica que rehúsa convertir la historia de Dios en un pequeño libro de respuestas de la vida y lo reconoce como la gran historia que da significado a nuestra historia.

Esa historia define cada vez más quienes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos. Como resultado, protege y guía a la iglesia de hoy.

Bookmark