¿Tuvo María la madre de Jesús más hijos?
SELECCIONA EL TEXTO PARA PODER ESCUCHARLO TEXTO EN AUDIO

ÍNDICE

Esta es otra pregunta muy importante, y digo importante dado a que existen doctrinas que niegan que María tuviera más hijos.   Pero, la Escritura es muy clara en cuanto a responder a esta pregunta y tomaremos tiempo para ver lo que la Biblia nos enseña.

También  queremos  aclarar  que  no  estamos atacando a María en ninguna manera ya que respetamos su lugar en cuanto al plan que Dios tuvo para que Jesús viniese al mundo por medio de María (Ga. 4:4). Pero, queremos apegarnos   a lo que las Escrituras nos enseñan en cuanto a la familia de Jesús, lo cual incluye su padre José, su madre María y sus hermanos, José, Judas, Simón, y Jacobo.

Ahora respondamos a esta pregunta considerando ciertos factores muy importantes en cuanto a este asunto bajo consideración.

Algunos de los argumentos que usan para decir que

Jesús no tuvo hermanos

Unos dicen que María no tuvo más hijos, más que Jesús.  Otros dicen que los hijos que  se mencionan en la Biblia son primos, o parientes cercanos y no hermanos de Jesús.  Otros dicen que los hijos que se mencionan en la Biblia son hijos de José pero de otra esposa, no de María, es decir, de un matrimonio previo.

Otro argumento que supuestamente es válido

para los que tratan de justificar esta doctrina es el pasaje  de  Juan  19:26-27  donde  dice,  “Cuando  vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu Hijo.  Después dijo al discípulo: He ahí tu madre.  Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.” Algunos dicen, ¿Por qué no se fue con sus hermanos o con  José?  Este  pasaje no  prueba nada en  cuanto a decir  que  Jesús  no  tuvo  otros  hermanos.    Muchos dicen que dado a que Jesús no encomendó su madre a sus hermanos quiere decir entonces que no tuvo hermanos.     Pero  este  argumento  no  tiene  bases sólidas, ya que si seguimos la misma línea de argumentación, tendríamos que concluir que ya que Jesús no encomendó su madre a José su padre, entonces significa que José no era su padre.  ¡Esto no es válido, ni lógico!

Todos estos argumentos fueron inventados con un solo propósito, y ese fue comprobar que María fue y sigue siendo virgen.   Esta doctrina es más conocida

como la virginidad perpetua de María (perpetual virginity of Mary)   Entonces, tuvieron que inventar estos argumentos para justificar esta doctrina que es completamente ajena a lo que la Biblia nos enseña.

Muchos han tratado hasta lo imposible de buscar argumentos que justifiquen su doctrina de que María es y sigue siendo virgen.    Inventan muchos argumentos que lo único que hacen son confundir a las personas para que no vean la verdad del asunto bajo consideración.

Inventan argumentos donde no los hay.   Pero, si somos honestos, creeremos lo que la Biblia enseña y no lo que los hombres enseñan. Algo que debemos de tener en mente es que una simple lectura de las Escrituras nos enseña lo que es la verdad sin tener que  batallar en  cuanto a  su  significado.   La  Biblia enseña una verdad, que el hombre no quiere aceptar, dado a que quieren mejor seguir sus doctrinas en vez de seguir la verdad de Dios.

La   Biblia   nos   habla   en   cuanto   a   las   falsas enseñanzas  y  todo  Cristiano  debe  estar  preparado para refutar estas enseñanzas que van en contra de la voluntad de Dios.  Pasajes como 1 Ti. 4:1; 1 Ti. 1:3 nos hablan en  cuanto a  la  apostasía.    Por  lo  tanto,  no caigamos en el error del enemigo sino más bien estudiemos las Escrituras para poder refutar el error (1 P. 3:15).

MARIA TUVO MAS HIJOS

Mateo 1:18-25 “El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo. 19José su marido, como era justo, y no

quería infamarla, quiso dejarla secretamente. 20Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es. 21Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados. 22Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo:

23             He aquí, una virgen concebirá y dará a

luz un hijo,

Y llamarás su nombre Emanuel,

Que traducido es: Dios con nosotros. 24Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su mujer. 25Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre JESÚS.”

Este pasaje nos enseña algo muy importante y que por  implicación aprendemos.    El  texto  enseña  que José no conoció a María, sino hasta después que Jesús nació. La palabra “hasta” (heos)   tiene mucho que enseñarnos.   Esta palabra indica que la acción no se llevó a cabo, sino hasta que María tuvo su primogénito.

Hay   ciertas   palabras  a   las   cuales   necesitamos prestar atención: la palabra “juntarse” viene de la palabra griega (sunerchomai) y significa: Unirse, acompañarse en relación matrimonial, lo cual implica relación sexual.

La palabra “conoció” viene de la palabra griega (ginosko) y para los judíos era un idioma que daba a entender una relación sexual entre hombre y mujer,

dependiendo el contexto en la que la palabra era utilizada.   Lo mismo como en Génesis 4:1 donde se dice que Adán conoció a su mujer y después tuvo a sus hijos (Caín y Abel)

También María le dice al ángel en Lucas 1:34 “Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? Pues no conozco varón” (conozco) esta palabra no puede significar otra cosa más que tener relaciones sexuales como pareja.

Por lo tanto, José conoció  a su mujer María, lo cual implica que tuvo intimidad con ella y de dicha intimidad nacieron los hermanos de Jesús.

Mateo 1:25 “Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre JESÚS” Este pasaje aparte de mostrarnos que José no tuvo relaciones sexuales con María, sino hasta que Jesús nació.    También nos muestra otra palabra muy importante que vale la pena prestar nuestra atención a ella.

La  palabra  “Primogénito”  viene  de  la  palabra griega (prototokos) y esta palabra implica que María tuvo otros hijos, de otra manera Mateo hubiera usado la palabra griega (monogene) que significa “unigénito” lo cual quiere decir “un solo Hijo”.

Ahora, no necesariamente tiene que implicar que tuvo  otros  hijos  por  el  uso  de  la  palabra “primogénito” ya que esta palabra también significa prioridad y preeminencia por encima de.   También significa superioridad posicional.   Pero, aunque esta palabra signifique esto, el contexto de los pasajes que ya   hemos   observado   nos   muestra   que   se   está

refiriendo a que Cristo era el “primer nacido” y que

María tuvo más hijos.

PASAJES QUE MUESTRAN LOS HERMANOS DE JESÚS

Mateo 12:46 “Mientras él aún hablaba a la gente, he aquí su madre y sus hermanos estaban afuera, y le querían hablar.”

Mateo 13:55-56 “¿No es éste el hijo del carpintero?

¿No  se  llama  su  madre  María,  y  sus  hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas? 56¿No están todas sus hermanas con nosotros? ¿De dónde, pues, tiene éste todas estas cosas?”

Marcos 3:31 “Vienen después sus hermanos y su madre, y quedándose afuera, enviaron a llamarle”

Marcos 6:3 “¿No es éste el carpintero, hijo de María, hermano de Jacobo, de José, de Judas y de Simón?

¿No están también aquí con nosotros sus hermanas? Y

se escandalizaban de él.”

Lucas 8:19 “Entonces su madre y sus hermanos vinieron a él; pero no podían llegar hasta él por causa de la multitud.”

Estos  pasajes nos  muestran que  Jesús  tuvo  otros hermanos  y  que  María  tuvo  otros  hijos,  aparte  de Jesús.  En estos pasajes podemos observar como Jesús distingue sus hermanos de sangre con los hermanos de la fe.  Y recuerde que alguien fue el que dijo, “He aquí tu madre y tus hermanos” y no Jesús.

La gente ya conocía a la madre de Jesús y también a sus  hermanos.    Si  los  hermanos mencionados eran

primos, entonces los que estaban adentro de la casa son primos espirituales, ya que la misma palabra se usa en el mismo texto.

JESÚS TUVO OTROS HERMANOS

Juan  2:12  “Después  de  esto  descendieron  a Capernaun, él, su madre, sus hermanos y sus discípulos; y estuvieron allí no muchos días.”

Juan 7:3 “y le dijeron sus hermanos: Sal de aquí, y vete a Judea, para que también tus discípulos vean las obras que haces.”

Juan 7:5 “Porque ni aun sus hermanos creían en él.” Hechos  1:13-14  “Y  entrados,  subieron  al  aposento

alto, donde moraban Pedro y Jacobo, Juan, Andrés,

Felipe,  Tomás,  Bartolomé,  Mateo,  Jacobo  hijo  de

Alfeo, Simón el Zelote y Judas hermano de Jacobo.

14Todos éstos  perseveraban unánimes en  oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos

Gálatas  1:19  pero  no  vi  a  ningún  otro  de  los apóstoles, sino a Jacobo el hermano del Señor.”

1 Corintios 9:5 “¿No tenemos derecho de traer con nosotros una hermana por mujer como también los otros apóstoles, y los hermanos del Señor, y Cefas?”

Aquí en estos pasajes podemos ver cómo Jesús tuvo hermanos y como se distinguen de los demás discípulos. Siempre se  hace  la  diferencia entre:  los discípulos, la madre de Jesús y sus hermanos.  Si no hay diferencia entre los discípulos de Jesús y sus hermanos, entonces ¿Por qué no dejar la palabra hermanos fuera y solo referirse a los discípulos?  No

importando lo que se enseñe, las Escrituras siguen enseñando que Jesús tenía hermanos.

EL ARGUMENTO DE LA PALABRA PRIMOS

Muchos han argumentado que los hermanos que se mencionan en los pasajes que hemos considerado no son en realidad los hermanos de Jesús, sino más bien sus primos o parientes cercanos que Jesús tenía.  Este no   puede   ser   el   caso   ya   que   Colosenses   4:10 “Aristarco, mi compañero de prisiones, os saluda, y Marcos el sobrino de Bernabé, acerca del cual habéis recibido  mandamientos;  si  fuere  a  vosotros, recibidle.” Usa una palabra diferente para describir a un primo (anepsios).

La versión Septuaginta es la versión del Antiguo Testamento en el idioma griego. Él A. T se escribió en Hebreo y partes en Arameo, y el N. T se escribió en griego.   Esta versión consiste en traducir el A. T al idioma griego para que pudiera ser leído por aquellos que no entendían el idioma Hebreo o Arameo.

La versión Septuaginta usa la palabra anepsios en Números 36:11 “Y así Maala, Tirsa, Hogla, Milca y Noa, hijas de Zelofehad, se casaron con hijos de sus tíos paternos” para comprobar que esta palabra significa  “primo”     y  no  sobrino.     Hijos  de  tíos paternos significa primos y no sobrinos.

LA PALABRA HERMANO

La palabra “hermanos” que se usa en los pasajes que  ya  hemos  considerado  es  la  palabra  griega

(adelphos) y no significa “primos” sino hermanos.  Un pasaje que comprueba esto es Juan 1:41 donde el texto dice, “Este hallo primero a su hermano Simón, y le dijo: Hemos hallado al Mesías (que traducido es, el Cristo)” La palabra que se usa aquí para hermano es (adelphos) que viene siendo la misma palabra que se usa para referirse a los hermanos de Jesús.

Si el argumento de primos es válido, entonces tendremos que concluir que  Andrés era el primo de Simón y no su hermano.  Pero, el texto nos muestra claramente que Andrés y Simón eran hermanos y no primos o parientes cercanos.

LA PALABRA PARIENTES EN EL GRIEGO

Hay biblias que usan la palabra “parientes” para decir en Mateo 12:46 que Jesús no tuvo hermanos, sino más bien, parientes.  Esta palabra es incorrecta si se usa para probar que Jesús no tuvo hermanos, sino parientes.   Pero, ¿Cómo puedo comprobar que la palabra “parientes” no debe de ir en Mateo 12:46 para referirse  a  hermanos?  Bueno,  ya  hemos  observado que la palabra que aparece en Mateo 12:46 es “adelphos”  y  no  otra  palabra.     En  Hechos  10:24

Cornelio invita a sus parientes y amigos íntimos para

que vengan a escuchar el mensaje de salvación.   La palabra “parientes” viene del griego “suggenes” suggenei`» y es una palabra que nunca significa hermano.   Esta palabra “parientes” no es la palabra griega que aparece en Mateo 12:46, y por lo tanto, no puede comprobar que Jesús no tuvo hermanos, sino parientes.

Por lo tanto, podemos ver cómo han distorsionado las palabras en sus biblias para justificar sus creencias

erróneas.  Gracias a Dios que tenemos el texto griego y hebreo, el cual podemos estudiar y ver quien está diciendo la verdad.  Nuevamente, enfatizamos que la palabra “parientes” no es la palabra que se usa para hermanos en Mateo 12:46.

Nota: La palabra “hermano” (adelphos) nunca se usa en el Nuevo Testamento para referirse a un primo, o pariente cercano, sino más bien, un hermano literal.

Toda esta evidencia nos muestra que María sí fue virgen antes de concebir a Jesús, pero después ella tuvo más hijos.  La doctrina de la perpetua virginidad de María no puede ser sostenida por medio de las Escrituras, ya que ellas nos muestran claramente que tuvo otros hijos después de Jesús.

Los    que    sostienen    esta    doctrina    hacen    del

matrimonio algo malo.  Pero las Escrituras muestran que el matrimonio es algo honorable (He. 13:4) “Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios.”

Respetamos mucho a María por su trabajo que desempeñó en la tierra al dar a luz al Salvador del mundo.  Pero, no podemos ir más allá de la Escritura y enseñar algo que ella no enseña (1 Co. 4:6) “Pero esto, hermanos, lo he presentado como ejemplo en mí y en Apolos por amor de vosotros, para que en nosotros aprendáis a no pensar más de lo que está escrito, no sea que por causa de uno, os envanezcáis unos contra otros.”

Como Cristianos que llevamos en alto la doctrina del N. T tratamos de no creer doctrinas ajenas a las que están en la Biblia.  Por lo tanto, animamos a todos a que escudriñen las Escrituras todos los días (Hechos

17:11) para que no nos apartemos de las enseñanzas del N. T.

¿Puede explicar lo que dice el texto de 1 Timoteo 2:8 en cuanto a levantar manos santas en la adoración?

1 Timoteo 2:8 “Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, levantando manos santas, sin ira ni contienda.”

Hoy en día podemos notar como muchos grupos religiosos y aun algunos miembros de la Iglesia de Cristo están levantando manos santas cuando cantan y cuando están en el servicio de adoración a Dios. Muchos usan 1 Timoteo 2:8 para sostener y justificar esta práctica de levantar manos santas.    Una cuidadosa observación del texto nos ayudará a entender que el levantar manos santas no es literal, sino más bien, figurativo.

La frase “Levantando manos santas” es una figura

literaria llamada “Metonimia” lo cual quiere decir: el uso de una palabra en lugar de otra, sugerida por la primera.   Un ejemplo aparte de 1 Timoteo 2:8 que explica el uso de la Metonimia se encuentra en 1 Juan

1:7 donde el Apóstol dice: “Si andamos en luz, como

él está en luz, tenemos comunión unos con otros.” La palabra luz es símbolo de entendimiento y rectitud. Al decir luz en lugar de la realidad espiritual que tiene que ver con entendimiento y rectitud el escritor hace uso de una metonimia.

Otro ejemplo de Metonimia es Ef. 5:8 donde Pablo

dice: “En otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz, andad pues como hijos de luz”. En este texto usa una palabra en lugar de otra; usa tinieblas en lugar

de decir, vivíamos en el pecado.  Usa luz en lugar de decir, ahora no viven en el pecado.

Otro ejemplo que nos muestra que el “levantar manos   santas”   no   es   literal   es   el   texto   que encontramos en Santiago 4:8 donde dice: “Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros.  Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones”. La frase “Limpiad las manos” nos es literal, sino más bien, figurativo, en la cual el escritor enfatiza que deben de limpiar sus vidas del pecado.  En este texto, el escritor usa la figura literaria metonimia, donde se  usa  una  palabra en  lugar  de otra.

Entonces Pablo en  1  Timoteo 2:8  usa  la  palabra “levantando manos santas” en lugar de decir que los que  viven sus vidas en consagración a Dios deben de llevar a cabo las oraciones. Pablo enfatiza la necesidad de elevar oraciones en público, las cuales deben de salir de hombres que viven vidas santas.

Recordemos que Dios no escucha las oraciones de

los pecadores, sino sólo de aquellos que hacen justicia y guardan sus mandamientos (Jn. 9:31). Es de suma importancia que los que adoran a Dios, si es que lo quieren  hacer  aceptablemente,  deben  de  procurar vivir vidas santas.

Los  pasajes  que  mencionan  “Ósculo  santo”  (Ro.

16:16) y “manos santas” (1 Ti. 2:8) están enfatizando una actitud o comportamiento santo.   El “ósculo santo” no es un mandamiento de parte del Apóstol, sino más bien, está nuevamente enfatizando una actitud y comportamiento santo.  El ósculo santo era una práctica que ya se llevaba a cabo en la cultura de ellos, y Pablo lo único que hace es regular esa práctica

para que la mantengan pura y santa.

“Definición griega de la palabra hombre como se usa en 1 Ti. 2:8”

Otro punto muy importante que ignoran los que tienen tales prácticas (levantar manos santos) es la definición  de  “hombres”  en  1  Timoteo  2:8.     La palabra “hombres” viene de la palabra griega “andras” lo cual indica que un varón es el que debe de elevar las oraciones y no una mujer.   La palabra griega para mujer es “gunaikas”  (1 Ti. 2:9)   lo cual indica una mujer y no un hombre.  Los que deberían de   “levantar   manos   santas”   o   sea,   elevar   las oraciones,   son   los   hombres   y   nos   las   mujeres. Aquellos que practican el levantar manos santas no respetan 1 Ti. 2:8 ya que aún las mujeres tienen esta práctica y muchos no sólo las levantan cuando oran, sino también cuando cantan himnos al Señor.

La  palabra  genérica  para  “Hombre y  Mujer”  es

“antropos” » y denota ambos, hombre y mujer.  Esta no es la palabra que Pablo usa en 1 Timoteo 2:8 para referirse a los hombres, sino que usa otra palabra totalmente diferente.

La frase “sin ira ni contienda” da la idea de estar

bien con los demás y especialmente con nuestro Dios. Este principio lo enseñan las Escrituras en varios lugares. Por ejemplo:

   En  1  P.  3:7  Pedro  dice  que  para  que  las oraciones de  los  esposos  no  sean  estorbadas necesitan estar bien con sus esposas.

       Is. 59:1-2 Si no estamos bien con Dios nuestras

oraciones tendrán estorbo.

       Pr.  21:13  Si  no  tenemos  misericordia  de  los pobres, nuestras oraciones serán estorbadas.

       Pr. 28:13 Si  apartamos nuestro oído para  no

escuchar  la  ley  de  Dios,  nuestras  oraciones tendrán estorbo.

       Mt.  5:23-24  Tenemos  que  estar  bien  con  los

demás, para que nuestras oraciones no tengan estorbo.

La   palabra   “ira”   viene   del   griego   “orges”   y significa:   pasión   violenta,   indignación,   venganza. Una emoción que lleva a la persona a cometer actos violentos.

La    palabra    “Contienda”    viene    del    griego

“diagolismos” y significa: discutir, discusión, disputa entre dos o más personas.

Cuando  hay  ira  y  contienda  en  la  vida  de  la

persona   que   eleva   las   oraciones,   también  habrá estorbo  para  que  la   oración  no  llegue  hasta  la presencia de Dios.   Por esto el Apóstol enfatiza una vida santa sin ira ni contiendas para aquellos que se dirigen a Dios en oración.

La oración es algo muy especial e importante, ya

que nos comunicamos con nuestro Dios, el Creador de los cielos y de la tierra, nuestro Dios santo y por ello mismo, no debe de ser tomada como cualquier cosa,   por lo tanto, los que las dirigen deben de procurar lo mejor posible de estar bien con Dios y con los demás. No podremos vivir vidas perfectas, pero sí podemos  tratar  lo  mejor  posible  y  lo  que  esté  a nuestro alcance para hacer un buen uso de este privilegio que Dios nos ha dado a los Cristianos.

Por lo tanto, el apóstol, no está autorizando el levantar manos santas en la adoración, sino más bien, enfatiza el comportamiento y vida del hombre Cristiano que debe de dirigir las oraciones en la adoración a nuestro Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.