22 mayo 2021
Serie : Familia

VIVAMOS POR EL  1Jn 4: 9

VIVAMOS POR EL  1Jn 4: 9

 

“En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros: en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por él”

Proposición: Veamos dos verdades para tener una vida de gozo y victoria.

 

  1. CRISTO VIVIENDO POR NOSOTROS
  2. Nosotros no tenemos nada para ofrecer
  3. El secreto de la vida victoriosa es morir, despojarse de sí mismo. Es

dejar a Cristo que tome control de nosotros.“El que pierda… la halla”

“Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive

Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo

de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gál 2: 20)

  1. Nosotros viviendo insertado en Cristo

“ Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede

llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco

vosotros, si no permanecéis en mí”. (Jn 15: 4)

  1. Nosotros teniendo la mente de Cristo

¿Quién conoció la mente del Señor? ¿Quién lo instruirá? Pues bien,

nosotros tenemos la mente de Cristo”. (1Cor 2: 16)

“Por tanto, nosotros todos, mirando con el rostro descubierto y

reflejando como en un espejo la gloria del Señor, somos

transformados de gloria en gloria en su misma imagen, por la acción

del Espíritu del Señor”. (2Cor 3: 18)

  1. NOSTROS VIVIENDO POR CRISTO
  2. Vivimos por Cristo porque él es todo.
  3. Porque él nos creo. Ilustración: El barquito de madera.
  4. Porque él nos salvó.
  5. Somos doblemente suyos.

 

  1. Vivimos por Cristo porque él nos da la elección de servirle.
  2. Ahora somos esclavos voluntarios. Ilustración: El mal esclavo: “No

me compren, no les voy a servir”.

El ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu

es vida y paz”. (Rom 8: 6)

  1. Ya no para la carne, sino para la justicia.

“Y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia”

(Rom 6: 1)

 

  1. Vivimos por Cristo porque él nos envió en su lugar.
  2. No existe mayor sentido en la vida que servirle.
  3. El mayor gozo es comprometernos con los asuntos de Cristo. Es

representar a Cristo.

 

CONCLUSION

Invitamos a:

 Permitir que Cristo viva por nosotros.

Morir para vivir.

Perderlo todo para ganarlo todo.

Fusionar nuestra mente, gusto, voluntad con la mente, el gusto y voluntad de Cristo.

 Decidamos vivir por Cristo.

Reconocer que Dios tiene derechos innegables sobre nosotros.

Reconocer que Dios es nuestro Creador y nuestro Salvador.

Reconocer que somos siervos de Dios por nuestra propia voluntad.

Invitación:

Lo invitamos a “vivir por Cristo”

A rendirle su vida a Cristo.

A ser siervo de Cristo por su propia voluntad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *