¿Quién Es, Pues El Siervo Fiel y Prudente?

 ¿Quién Es, Pues El Siervo Fiel y Prudente?

El Espíritu Santo Nos Capacita Para Ser Siervos
¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo? 46 Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así.

Mateo 24:45–46 — 45 “¿Quién es el criado fiel y atento, a quien su amo deja encargado de los de su casa, para darles de comer a su debido tiempo? 46 Dichoso el criado a quien su amo, cuando llega, lo encuentra cumpliendo con su deber.
Pensamiento De Devoción:
El fruto de la fidelidad que el Espíritu Santo produce en nuestras vidas nos hace verdaderos siervos, ¡personas obedientes y comprometidas al Señor! Esta fue una de las primeras cualidades que Jesús busco en sus discípulos. En Mateo 20:27–28 nos dice, “y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.” La servidumbre y la dedicación que Dios busca en nosotros, solo la lograremos llevar acabo con la ayuda y la asistencia del Espíritu Santo obrando en nuestros corazones.
El servir no es fácil, el ser fiel a las cosas del Señor toma un alto nivel de compromiso. Todo tarea y misión que es dada por Dios e implantada en el corazón del creyente tomara más que el esfuerzo humano, ¡toma la obra sobrenatural del Espíritu Santo en nosotros! En 1 Corintios 4:1–2 nos dice, “Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios. Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel. La fidelidad es un fruto sobrenatural del Espíritu, sin su asistencia sin duda vamos a caer cortos en nuestro servicio, y ¡desmayaremos frente a la tarea!
Oremos en esta mañana que el fruto del Espíritu Santo esté presente en todo lo que hagamos para la obra del Señor. ¡que podamos ser hallados fieles ante los ojos de Dios! Nuestra labor en la carne solo producirá muerte y disolución. Nada bueno sale de solo tener aspiraciones y ambiciones humanas para hacer algo grande para el Señor. El Espíritu Santo tiene que estar en el centro de todo anhelo de servir, de ser sobre todo siervos. Esto es lo que Dios busca hoy, hombres y mujeres que alcancen el fruto del Espíritu, que sean fieles como nos recuerda 2 Timoteo 2:2, “Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.”
Escrituras Fundamentales Del Tema:
Mateo 25:21 — Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.
Hechos 20:28 — Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre.
1 Corintios 4:1–2 — Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios.2 Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel.
1 Timoteo 1:12 — Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio,
2 Timoteo 2:2 — Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.
Mateo 20:27–28 — y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; 28 como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.

Cuando llegar al Amo.
Jesucristo no quiere que estemos obsesionados, ni que tratemos de determinar el tiempo de su venida. No nos ha dado señales para que calculemos el tiempo específico de su aparición.( Para la destrucción de Jerusalén en el año 70 si que dio señales especificas para que los judíos creyentes salieran de esa ciudad para no ser victimas de esa destrucción que el mismo profetizo) Jesús cuando se manifieste en su Parusia o venida será en Gloria con Poder y como Juez entonces será la única señal inequívoca, repentina y sin previo aviso, para toda la humanidad existente en esos momentos y para recompensar al Mayordomo Fiel y Prudente, por su trabajo realizado . El día y la hora nadie sabe Mateo 24:36. Como no sabemos el tiempo exacto de su venida todos tenemos que estar listos y comprometidos en su obra trabajando como verdaderos Mayordomos al servicio del Amo. La advertencia inequívoca es que viene otra vez y esto es lo debe motivarnos a estar listos para su venida. La señal que tiene que manifestarse al tiempo de su Parusia, no viene de la tierra viene específicamente y concrétamente del cielo, no de la tierra Mateo 24:30, 2ª Ts 1:6,10. En vez de especular sobre el tiempo de la venida de Cristo, y estar obsesionados, mejor prepárese para su venida.

Los versículos del capitulo 24 de Mateo del 36 al 42 nos dicen algunas verdades de suma importancia. Nos dicen que el día y la hora de tal acontecimiento no lo sabe más que Dios. Esta claro, por lo tanto, que el especular acerca del tiempo de su Parusia no es mas que una blasfemia porque el que así especula esta tratando de hurtarle a Dios secretos que solo le pertenecen a El , ese tiempo llegara repentinamente y por sorpresa. Nuestro deber es prepararnos y esperar.

Que no nos coja desprevenidos.
Si nunca ha aceptado a Cristo como su Salvador, acéptelo hoy. Sencillamente pídale que le perdone sus pecados. Bautícese en su nombre Hechos 2:38. 8:16. 10:48. Gálatas 3:27. Amplíe su fe en Jesucristo por medio de conocerle mejor, mantenga una amistad con el por medio de la oración, profundizando en el estudio de Las Escrituras para que sepamos del alcance de su sacrificio a favor de todos nosotros, es tanto el amor que su Padre tiene por nosotros que como expresa Juan 3:16 dio a su Hijo unigénito a favor nuestro. Si ya conocemos a Cristo como nuestro Salvador, vivamos de una forma que le agrade a Él mientras esperamos su venida. Y busquemos oportunidades de decirles a los demás que Jesucristo viene otra vez. Y El, solamente EL, es el que dio su vida para poder rescatarlo del pecado y de la muerte.

Como verdaderos Siervos Fieles y Discretos, que al llegar el amo nos ponga al frente de toda su hacienda Mateo 24: 47.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gracias Por Seguir nuestro trabajo Bendiciones : )