Nuevo Orden Económico Mundial

EL NUEVO ORDEN ECONOMICO MUNDIAL.

Nada de lo que un día conocimos como normalidad, volverá a ser igual,

ACTUALIDAD, Y NOTICIAS DEL MUNDO.
COMPARTE TU OPINION.

Cada día nos encaminamos a un agujero negro, don de la incertidumbre gobierna nuestro presente y futuro, un futuro incierto en alas de la realidad que hoy vivimos.

para un sector pequeño de la población mundial, todo esto, les a favorecido, y su riqueza a aumentado sin precedentes, mientras que por el otro sector que representa la gran mayoría, hoy viven el día a día, sin saber, si tendrán trabajo, alimento o forma de sostener sus familias.
No podemos cambiar lo que está pasando, pero si tener una vista clara de que lo que esta por venir, es mucho peor, y no hablamos de pandemia si no de, economía, hambre y esclavitud.
Mano de ogra barata y millones de personas dependientes de un sistema de ayudas, gubernamentales y de sistemas sociales.
Como un efecto en cadena, las economías del mundo estarán colapsadas, la corrupción será el pan de cada día, y la inestabilidad y peligro de una guerra serán lo que poco apoco tomaran los titulares de nuestros medios de comunicación, que hoy omiten la verdad, mientras que la realidad que hoy vivimos es más que un virus, es un nuevo orden mundial.

El covid y un nuevo orden económico mundial.
Una parte de la capacidad productiva va a quedar obsoleto, es decir, no se va a volver a utilizar nunca más

El Covid-19 se ha materializado en la mayor crisis desde la segunda guerra mundial. De alguna manera estamos asistiendo a una tercera guerra mundial, diferente a las dos anteriores.

En esta ocasión no será la supremacía militar la que determinará el ganador si no la denominada inteligencia y la economía serán los factores que determinarán los ganadores y perdedores.

Una guerra en cuatro fases.
La guerra actual previsiblemente tendrá cuatro fases. La primera, la que estamos viviendo, es la sanitaria. En esta etapa se impone el miedo, el sobrecogimiento y el dolor.

La segunda, será la económica.

La tercera será la crisis social, sin duda, serán las fases más duras. En estas fases el miedo es sustituidos por la rabia y la frustración. La cuarta, será la geopolítica. Todo lo anterior, posiblemente tendrá su reflejo en un nuevo orden político y económico mundial y en cambios políticos de calado en un gran número de países.

El mundo tras la vacuna.

Hoy los medios de comunicación están focalizados en el número de contagios diarios. Han reducido la realidad a un virus. El covid no terminará cuando se supere la fase sanitaria con la vacuna. No será el fin de la guerra.

Superada la fase sanitaria, ocuparán el primer plano informativo las consecuencias económicas y sociales. Nos encontraremos con una situación desconocida.

En las guerras convencionales se produce una destrucción de la capacidad productiva tanto del capital físico como humano. La reconstrucción del capital supone destinar ingentes recursos con un impacto positivo sobre el PIB.

Por el contrario, en la actualidad la capacidad productiva se ha mantenido intacta. Nos encontramos en una situación de exceso de capacidad productiva.

Otro elemento diferenciador es que una parte de ese exceso de capacidad productiva se va a quedar obsoleto, es decir, no se va a volver a utilizar nunca más. Una parte de los negocios, comercios y hostelería que se han visto obligados a cerrar no volverán a abrir nunca. Personas que han perdido su trabajo no volverán a trabajar jamás.

La mayor similitud en la historia reciente la podemos encontrar es la mal llamada gripe española que tuvo lugar hace un siglo coincidiendo con la primera guerra mundial.

En la situación actual los planes de reconstrucción están abocados al fracaso y a una pérdida de recursos económicos.

«No se puede hacer recaer el peso de la recuperación exclusivamente en la política monetaria»

Por el contrario, debemos esforzarnos en hacer planes de reconversión del capital físico y humano. Imprescindible en un contexto de revolución industrial en el que vivimos marcado por la digitalización.

Por otra parte, no se puede hacer recaer el peso de la recuperación exclusivamente en la política monetaria como si se tratase de una crisis financiera. En las actuales circunstancias, la política fiscal tiene que ser expansiva. La expansión fiscal para ser eficaz debe basarse en una reducción de impuestos y no en un aumento del gasto público.
.
y hoy noestra realidad es.
Los medios de comunicación están dejando de lado a la crisis social. Las colas del hambre que están engrosando profesionales, autónomos que antes del covid pertenecían a la clase media es una realidad. La dureza del drama social dependerá de la duración de la crisis económica.

Por último, si la crisis financiera impulsó los populismos, de distinto signo, el covid tiene el riesgo de provocar un tsunami en nuestros sistemas democráticos y de libertades. La crisis social se puede materializar en el totalitarismo y el colectivismo como solución a los problemas. Entonces, el mundo retrocedería más de un siglo.

ACTUALIDAD, Y NOTICIAS DEL MUNDO.
COMPARTE TU OPINION.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.