¿Cuál  es verdadero propósito 

 de la Iglesia?

La Iglesia es el conjunto de todos los seguidores de Cristo. Luego de resucitar y antes de volver al Padre, Jesús les dejó a sus seguidores el siguiente encargo: «…vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fn del mundo.» (Mateo

28:19.20). Eso es lo que se llama «La gran comisión», y ese es el verdadero propósito de la Iglesia: difundir los mandamientos de Jesús por todo el mundo, y enseñar a obedecerlos. ¿Por qué? Porque es el anhelo de Dios que cuando Jesús vuelva para llevar a Su Iglesia, la mayor cantidad posible de personas ya le pertenezcan y puedan ir con Él.

 

¿Y cómo lleva a cabo la Iglesia esta tarea de difundir el Evangelio por todo el mundo? En los comienzos, los primeros creyentes se reunían en las casas, para pasar juntos tiempo estudiando las Escrituras y creciendo en su relación con el Señor y los unos con los otros. A su tiempo, algunos de ellos fueron enviados a otras ciudades para compartir allí lo que habían aprendido. Entonces en esas ciudades comenzaron a formarse grupos que se reunían en las casas, y así sucesivamente. La Biblia nos dice que «Los discípulos salieron y predicaron por todas partes, y el Señor los ayudaba en la obra y confirmaba su palabra con las señales que la acompañaban.»(Marcos 16:20)

 

Hoy en día, lo que llamamos «la iglesia local», que es cada congregación que se reúne en un lugar determinado, cumple con ese propósito de compartir en comunidad y crecer en el conocimiento de Dios y de su Palabra, para a su vez poder transmitirla a otros que aún no la conocen. (No sé si observaste que cuando hablamos de una congregación local escribimos iglesia con minúscula, y cuando hablamos de todo el Cuerpo de Cristo, es decir, de todo el conjunto de los creyentes en todo el mundo, escribimos Iglesia con mayúscula.)

 

Para que la misión de la Iglesia de difundir el Evangelio pueda ser efectiva, es fundamental que los creyentes den un buen testimonio de cómo debe ser un discípulo de Jesús. Una de las funciones de la iglesia local, a través de sus distintos ministerios, es el capacitar a sus miembros para que puedan llevar adelante esa misión.

 

La iglesia local es el lugar donde los creyentes somos instruidos en la Palabra e instruimos a otros, somos animados, y animamos a otros, somos restaurados y ayudamos a restaurar a otros. La idea es que, en ese contexto, todos vayamos creciendo, persiguiendo como objetivo el llegar «a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a una humanidad perfecta que se conforme a la plena estatura de Cristo.» (Efesios 4.13). ¡Y cuanto más nos acerquemos a ese ideal, mejor capacitados estaremos para poder cumplir la gran comisión que le encargó Jesús a su Iglesia en el mundo!

 


« Volver a las preguntas frecuentes
Gracias Por Seguir nuestro trabajo Bendiciones : )