¿Es correcto escuchar música del mundo?

¿Es correcto escuchar música del mundo?

Una buena pregunta, y espero que al escuchar la respuesta el que hizo esta pregunta, sea honesto en poner en práctica lo que Dios nos enseña por medio de las Sagradas Escrituras. En el mundo podemos encontrar de toda clase de música. Ciertas canciones tienen buenos mensajes; otras contienen mensajes negativos los cuales estoy seguro afectará de una manera u otra a las personas que las escuchan todo el tiempo. Debemos de tener mucho cuidado de lo que escuchamos, porque muchas veces lo que nuestros oídos escuchan es lo que va a entrar en nuestro corazón. Una de las maneras como podemos estar seguros si la canción que vamos a escuchar es agradable delante de Dios y que traiga beneficio a mi vida es pasando esa canción por el filtro de la Palabra de Dios. ¿Cómo puedo hacer esto? Muy simple, tomando Filipenses 4:8 y después de leerlo, hacer las siguientes preguntas: 1. La canción que estoy escuchando o que tengo planes de escuchar, ¿Es algo verdadero? 2. La canción que estoy escuchando, ¿Es algo honesto?27 3. La canción que estoy escuchando, ¿Es algo justo? 4. La canción que estoy escuchando, ¿Es algo puro? 5. La canción que estoy escuchando, ¿Es algo amable? 6. La canción que estoy escuchando, ¿Tiene buen nombre? 7. La canción que estoy escuchando, ¿Tiene virtud alguna? 8. La canción que estoy escuchando, ¿Tiene algo digno de alabanza? Otra pregunta que también me haría es: ¿Escucharía Jesús esta canción que quiero escuchar? Y si tengo mis dudas, entonces mejor no la escucho, ni la compro. Creo que todas aquellas canciones que contienen mensajes negativos no podrán darnos edificación alguna en nuestras vidas. Muchas de las canciones que hoy en día se escuchan contienen mensajes negativos que incitan a la persona a hacer cosas indebidas. Canciones como: “Me quiero quitar la vida porque me dejaste” o canciones que tienen doble sentido y que llevan nuestra mente a lugares donde no debería de ir. Todas estas canciones deberían de no ser tocadas en la radio o vendidas en las tiendas, porque producen violencia y muertes a los que las escuchan. Tratemos mejor de dedicar nuestro oído a escuchar cosas positivas que nos animen a hacer la voluntad de Dios para que un día podamos entrar al cielo. Como padres de familia tenemos una responsabilidad muy grande de vigilar la clase de música que escuchan 28 nuestros hijos, para que ellos no caigan en las garras de Satanás y hagan cosas indebidas. El diablo usa muchos instrumentos para hacer caer a las personas, y estoy convencido de que uno de esos instrumentos es la música que hoy en día se escucha. La Biblia nos exhorta a que no hagamos provisión para los deseos de la carne (Ro. 13:13; Ga. 5:16; 1 P. 2:11) y muchas de las canciones que hoy en día se tocan, contribuyen para que la persona provea para los deseos de la carne. Muchas canciones incitan a la persona a tomar licor, tener sexo ilícito con personas, fumar cigarros, tomar drogas, violencia, bailes, etc. No podremos alejarnos de los deseos de la carne si continuamente estamos escuchando de esos deseos en la música. Procuremos acercarnos a Dios y también de santificarnos día tras día para que podamos ver a Dios algún día (He. 12:14) y creo que escuchando cosas mundanas no nos ayudará a poder seguir la santidad que tanto necesitamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.