PRIMEROS PASOS
Acerca de las clases

LA MANERA DE VIVIR EN EL REINO

  1. A) CAMBIO DE AUTORIDAD.

Hemos sido librados del dominio de Satanás (de su autoridad o control). Ahora estamos bajo su autoridad completamente nueva-la del Señor Jesús.

A medida que un creyente comienza a crecer en su nueva vida en el Señor, él descubre muy pronto que la única manera de disfrutar la vida en el Reino de Dios es mediante las buenas RELACIONES CON JESÚS


“Para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo,  el Padre de gloria, os dé espíritu de

sabiduría y de revelación en el conocimiento de él,”

Efesios 1:17


“A fin de conocerle,  y el poder de su resurrección,  y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte,”

Filipenses 3:10


En el mismo comienzo de nuestra vida con Dios, estas relaciones toman dos formas distintas.


        La de Salvador

Esta es la primera relación que comenzamos a tener con Jesús. No podemos conocer a Dios como Padre y Amigo hasta que primero hayamos tenido una revelación de Jesús como salvador- Aquel que murió por nosotros y nos rescató del reino de SatanásJesús nos salvó:

  1. Del juicio de Dios. Y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús,  quien nos libra de la ira venidera. 2 Tesalonicenses 1.10
  2. Del poder de Satanás.

P ara que abras sus ojos,  para que se conviertan de las tinieblas a la luz,  y de

la potestad de Satanás a Dios;  para que reciban, por la fe que es en mí,  perdón de pecados y herencia entre los santificados”. Hechos 26:18

  1. De nuestros propios egos.El fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre,   y cuya gloria es su vergüenza;   que sólo piensan en lo terrenal”. Filipenses 3:19

“Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de

vuestros padres,  no con cosas corruptibles,  como oro o plata,”

1 Pedro 1:18

“Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido

perfeccionado,  vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen;”

Hebreos 5:8,9


 

 

        La del Señor

Cuando conocemos a Jesús como Salvador, entramos al Reino de Dios, pero ahí no es donde nuestras relaciones con El terminan.


Una vez dentro de su Reino, esas relaciones comienzan a tomar cambios dramáticos. Ahora le conocemos no sólo como Salvador, más también como Señor- ¡Nuestro Señor! El es Rey en su Reino.


“Por tanto,  de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo,  andad en él;”

Colosenses 2:6


“Vosotros me llamáis Maestro,  y Señor;  y decís bien,  porque lo soy.”

Juan 13:13


1 Corintios 12:3, Romanos 1:4; 1 Corintios 8:6; 1 Corintios 4:5.


Cuando entramos al Reino de Luz, podemos disfrutar de las cosas para las cuales fuimos creados- para unas relaciones amorosas y recíprocas con el Señor. Debido a esto, cuando Jesús vino a ser Señor de nuestras vidas, descubrimos que su control en nuestras vidas nos saca del caos del pecado y nos lleva al plano del orden y la paz divina.


“Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad,”

Colosenses 2:9


  1. B) EL CIUDADANO MODELO

“Haya,  pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,”

Filipenses 2:5

Jesús, aunque rey del Reino, se hizo siervo. Es el ejemplo de lo que debe ser el verdadero ciudadano de su Reino. Lea Juan 13:13-14: Juan 13:2-17.


Porque, ¿cuál es mayor,  el que se sienta a la mesa,  o el que sirve?  ¿No es el que se

sienta a la mesa? Mas yo estoy entre vosotros como el que sirve.”

Lucas 22:27


  1. C) VASALLOS (SUBDITOS) DEL REY

Como miembros del Reino de Cristo, entramos en unas relaciones con él equivalentes a las de Maestro y siervos.


Ninguno puede servir a dos señores;   porque o aborrecerá al uno y amará al otro,   o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas”.

Mateo 6:24


Jesús vino a cumplir la voluntad de su Padre (Hebreos 5-9). En su vida día por día, El exhibió cuál es el estilo de vida del Reino; el vivir para agradar a Dios.

Porque en otro tiempo erais tinieblas,  mas ahora sois luz en el Señor;  andad como hijos de luz Porque el fruto del Espíritu es en toda bondad,  justicia y verdad, Comprobando lo que es agradable al Señor.”

Efesios 5:8-10,


Es vital que tengamos ese mismo corazón de sirviente que el tuvo. La naturaleza de Dios es dar y servir, y si es nuestro Dios y señor es la misma naturaleza que él nos ha transmitido.

A muchos cristianos no les agrada la idea de ser siervos porque al parecer les hace inferiores a los demás. No obstante, en la Biblia encontramos cuatro paradojas interesantes:

 


  1. 1. En la esclavitud, hay libertad. Lea Romanos 6:22

Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios,  tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin,  la vida eterna.


        Hay grandeza en el hecho de ser un sirviente. Lea Mateo 23:11,12

Lea también 20:26, 27;10:43 y Juan 12:26

“El que es el mayor de vosotros,  sea vuestro siervo.

Porque el que se enaltece será humillado,  y el que se humilla será enaltecido.”

Marcos 9:35


  1. 2. En la humildad hay exaltación. Lea Mateo 18:4; Lucas 18:14; Proverbios 29:23; Santiago

4:10. 1 Pedro 5:5,6.

Así que,  cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos.


        En la sumisión, hay autoridad.

El centurión romano fue un líder militar sobre más de 100 soldados, quien vino a Jesús entendía este principio.


Por lo que ni aun me tuve por digno de venir a ti; pero di la palabra, y mi siervo será sano. Porque también yo soy hombre puesto bajo autoridad,  y tengo soldados bajo mis órdenes;  y digo a éste: Ve, y va; y al otro:  Ven,  y viene;  y a mi siervo:  Haz esto, y lo hace.”

Lucas 7:7,8.


Debido a que el Centurión estaba bajo autoridad, él podía ejercer autoridad, y prontamente se sometió a la autoridad de Jesús. Lea también Santiago 4:7.


El estilo de vida del Reino de Dios es una actitud de SUMISION y OBEDIENCIA A DIOS (Mateo 12:50; Efesios 6:6; Hebreos 13:21)

Nosotros nos sometemos a la voluntad de Dios –NO con renuencia- por temor u obligación –

sino más bien:

  1. Por todo lo que Dios ha hecho por nosotros. (Así que, hermanos,  os ruego por las misericordias de Dios,  que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo,  agradable a Dios,  que es vuestro culto racional. Romanos 12:1)
  2. Porque al hacer tal cosa encontramos satisfacción. (El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, Y tu ley está en medio de mi corazón. Salmo 40:8)
  3. Por amor. (Juan 14:15, Si me amáis, guardad mis mandamientos.)


  1. D) LOS FRUTOS DEL REINO


“Así como también sabéis de qué modo,  como el padre a sus hijos, exhortábamos y consolábamos a cada uno de vosotros,  y os encargábamos que anduvieseis como es digno de Dios, que os llamó a su reino y gloria.”

2 Tesalonicenses 2:11,12.


En Mateo 21:43, Jesús dijo que el Reino pertenecía a los que “produjeran sus frutos”. El fruto

del Reino es explicado en un número de pasajes bíblicos.


  • Amor, gozo, paz (Gálatas 5:22,23)


  • Bondad, justicia y verdad (Efesios 5:9)
  • Justicia, paz y gozo (Romanos 14:17)


Puesto que fuimos creados por Dios, también fuimos hechos para su Reino y su estilo de vida. El fruto del Reino es simplemente el resultado natural del milagro del nuevo nacimiento que el Espíritu Santo ha ejecutado en nosotros (Gálatas 5:22)


Nuestra responsabilidad como ciudadanos del Reino de Dios es vivir como el pueblo que somos actualmente (Amados,   yo os ruego como a extranjeros y peregrinos,   que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma.


“Para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo,  llevando fruto en toda

buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios;”

Colosenses 1:10


MI DECISION:

Entiendo, después del estudio acerca de la vida en el Reino, que debo someter mi vida al servicio de los demás exactamente como lo hizo Jesús. Hago la decisión de ser sirviente dispuesto y feliz de Cristo y los demás.


Participa en la conversación
Bookmark