PRIMEROS PASOS
Acerca de las clases

LA GRACIA

CAPÍTULO 8

Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús,  y

abundante gracia era sobre todos ellos.”

(Hechos 4:33)


“De allí navegaron a Antioquía,  desde donde habían sido encomendados a la gracia de

Dios para la obra que habían cumplido”

Hechos 14:25).


¿Por qué era la gracia de Dios tan importante en la experiencia de los cristianos primitivos?

¿Por qué la Iglesia en Antioquía oró para que la GRACIA de Dios fuera sobre Pablo y Silas, a medida que ellos salían en sus viajes misioneros?


  1. A. EL SIGNIFICADO DE GRACIA

La definición más común para gracia es “favor inmerecido de Dios hacia los hombres” –en otras palabras, aun cuando éramos pecadores, merecedores del juicio, Dios nos contempló con Su amor y nos perdonó. Sin embargo, esto es sólo la mitad de su significado. También significa “el poder capacitador de Dios”


“El mismo Jesucristo Señor nuestro,  y Dios nuestro Padre,  el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia,  conforte vuestros corazones,  y os confirme en toda buena palabra y obra”

(2 Tesalonicenses 2:16,1)


Su gracia no solo nos hace aceptables en la familia de Dios, sino que también provee el poder que necesitamos para vivir la vida cristiana. Dos escrituras indican los dos aspectos de la gracia de Dios en cada creyente.


  1. a. El don inmerecido de Dios

Lea Efesios 2:8,9

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de

Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.”


  1. El poder capacitador de Dios

Lea Efesios 4:1-6


Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre,  soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra

vocación;  un Señor,  una fe,  un bautismo,  un Dios y Padre de todos,  el cual es sobre todos, y por todos, y en todos.

Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo.”

 


En la salvación no solo es el favor inmerecido de Dios expresado, sino que también es únicamente por vía de SU poder que podemos ser transformados.


“De modo que si alguno esta en Cristo nueva Criatura es; las cosas viejas pasaron he aquí

todas son hechas nuevas”

(2 Corintios 5:17).


Este principio de la gracia continúa a través de todo nuestro caminar con Dios. En cada área de nuestras vidas cristianas, es la gracia de Dios la que nos hace crecer y estar firmes –el poder capacitador de Dios otorgado a nosotros sin ningún mérito de nuestra parte.


“Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad”

. 2 Pedro 3:18


  1. OTORGAMIENTO DE LA GRACIA A LOS HEROES DE LA FE

Esta fuerza operante de la gracia es revelada en las vidas de los hombres y mujeres a través de toda la Biblia. Todo héroe de la fe comenzó su vocación con Dios consciente de su propia debilidad e incapacidad.


Fue únicamente a través de él, al permitir la operación de la gracia de Dios- Su poder capacitador- que pudo llegar a ser la clase de persona que Dios quería que fuera, y de esa manera cumplir el plan y propósito que El tenía para su vida.


  1. LA GRACIA EN LA VIDA DE MOISES

Lea Éxodo 3:11-13

Entonces Moisés respondió a Dios: ¿Quién soy yo para que vaya a Faraón, y saque de

Egipto a los hijos de Israel?

Y él respondió: Ve, porque yo estaré contigo; y esto te será por señal de que yo te he enviado: cuando hayas sacado de Egipto al pueblo,  serviréis a Dios sobre este monte.

Dijo Moisés a Dios: He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros.  Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre?,  ¿qué

les responderé?”


La tarea que Dios le dio a Moisés no fue una tarea pequeña. Egipto era el imperio dominante en todo aquel territorio. Era una nación impía, y faraón, su líder satánico, tenía la autoridad catalogada como divina. Cada nación en el mundo conocido vivía atemorizada de faraón, el emperador de Egipto.


Cuando Dios le dijo a Moisés que descendiera a Egipto y le dijera a Faraón que dejara ir a su pueblo de tres millones de personas  que vivían bajo su esclavitud, la respuesta inmediata de Moisés – a causa de su propia humanidad e incapacidad- fue como sigue:


       3:11 “¿Quién soy yo?”

       3:13 “¿Quién eres tú?”

       4:1 “¿Ellos no me creerán?”

       4:10 “No soy elocuente

 


Pero con la gracia de Dios,  Moisés salió para Egipto y con las señales y maravillas sacó a los israelitas de la esclavitud exactamente como Dios se lo había dicho…


  1. LA GRACIA EN LA VIDA DE GEDEON.

Lea jueces 6:1-24. El llamado de Dios vino sobre Gedeón para librar a su pueblo de los ejércitos conquistadores de Madián. Israel había experimentado derrota tras derrota durante muchos años. La respuesta de Gedeón a la palabra de Dios en el versículo 13 revela su incredulidad inicial:


Gedeón le respondió: –Ah, señor mío, si Jehová está con nosotros, ¿por qué nos ha sobrevenido todo esto? ¿Dónde están todas esas maravillas que nuestros padres nos han contado, diciendo: «¿No nos sacó Jehová de Egipto?»? Y ahora Jehová nos ha desamparado y nos ha entregado en manos de los madianitas”.

Jueces 6:13.


Aún cuando el mismo Dios le animó y prometió que estaría con él, Gedeón contestó:

“¿Con qué salvaré yo a Israel? He aquí que mi familia es pobre en Manasés, y yo el menor en la casa de mi padre” (ver. 15)


Pero a pesar de su temor e incapacidad, con la gracia de Dios (poder capacitador), Gedeón salvó a Israel. Y lo hizo con un pequeño grupo de 300 hombres.

¡Fue la gracia de Dios lo que hizo la diferencia!


 

 

  1. E. LA GRACIA EN LA VIDA DEL APOSTOL PABLO

Lea Hechos 15:40. Antes de que Pablo y Silas salieran en su Reimer viaje misionero, la iglesia en Antioquía oró por ellos y los “encomendó” (a ellos)… a la gracia de Dios”, para la obra que estaba delante de ellos


Lea 2 Corintios 11:22-23, son experiencias del apóstol Pablo.

“¿Son hebreos? Yo también.  ¿Son israelitas?  Yo también. ¿Son descendientes de

Abraham?  También yo.

¿Son ministros de Cristo?  (Como si estuviera loco hablo.)  Yo más;  en trabajos más abundante; en azotes sin número;  en cárceles más;  en peligros de muerte muchas

veces”.


Es comprensible que primeramente fueran encomendados a  la gracia de  Dios. Ellos la necesitaban a fin de sobrevivir. La  respuesta  del Señor a  la confesión  que hizo  Pablo respecto a su debilidad es su promesa para nosotros también:


“…. Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad…”

2 Corintios 12:9.


  1. LA GRACIA ES LIBERADA SOBRE NUESTRAS VIDAS


En nuestras relaciones con Dios –a medida que caminamos con El cada día- nos encontraos con situaciones constantemente que tratan de agobiarnos. Nuestra respuesta a Dios es confiar en su Palabra. Expresemos nuestra confianza por medio de la obediencia.

 


Esto comprueba que nosotros creemos lo que dice la Palabra de Dios a pesar de lo que las circunstancias puedan indicar. La respuesta de Dios a nuestra fe es su gracia- su poder capacitador, el cual hace que obtengamos la victoria en cada situación.


  1. DOS PROMESAS MUY IMPORTANTES.


  1. 1. Tenemos pleno acceso al trono de la Gracia

“Acerquémonos, pues,  confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y

hallar gracia para el oportuno socorro”.

Hebreos 4:16


  1. 2. Dios es poderoso

Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente,  abundéis para toda buena obra;”

2 Corintios 9:8


MI DECISION

Hoy decido recibir la gracia de Dios –que es Su poder capacitador- en cada área y problema que emerja en mi vida, y me entrego al deber de enseñar a otros para que hagan lo mismo.


Participa en la conversación
Bookmark