EL ARTE EN LA IGLESIA CRISTIANA
Acerca de las clases

LUCES  Y  ESCENOGRAFIA

En este tema solo quiero cubrir algunas cosas prácticas de como lo harás pero no puedo decir que harás porque eso dependerá mucho de tu personaje, el sonido, de la obra, etc.

El arte es imaginación, es creatividad, es espontaneidad, es algo que sale del corazón, para ponerlo en papel muerto y darle vida en el escenario, es la imaginación que hace lo invisible visible, es la creatividad que da vida a un escrito.

Luces y escenografía, son algo que te ayudan a dar vida a la obra, la cual debes seleccionar con   cuidado   de   coordinación   pero   con mucha libertad de imaginación. No limitado a hacer algo pobre de creatividad, pero tampoco algo exagerado y usar algo que no te ayude en la obra.

Una  buena  escenografía  empieza  por escoger bien el lugar donde se actuará. El escenario, sea este una plataforma o un piso de  ladrillos,  etc.  Debes  de  asesorarte,  que esté limpio, y lo suficientemente fuerte como para que puedas saltar sobre él.

Con  palabras  sencillas  diremos que escenografía es el dibujo o detalles que tú tienes de fondo en una plataforma o

escenario para realzar la obra y ayudar a la imaginación de la audiencia para ver el mundo lleno de color que tú le presentas.

En él tú puedes tener objetos como: sillas, mesas, fotos, cuadros en la pared etc. Hay muchas cosas que la escena pueda requerir, sin embargo nosotros buscaremos solo aquellas que sean necesarias; porque ellas deben ser una ayuda a nuestra actuación y no un reemplazo de ella.

Además de todo esto, también podemos hacer   dibujos   de   paisajes;   dibujos   que ayuden  a  la  imaginación  de  la  audiencia  a ver, a entender el mundo que tú le presentas.

Con algo de tela, cartón, madera, pintura, brochas,   pinceles, y un poco de creatividad artística,  para  imaginar  y  dibujar  o  solo hacer algunas líneas que vayan con tu obra pueden crear una escenografía y dar vida a tu presentación.

Terminamos   hablando   de   luces   porque para que puedas determinar las luces para la obra deberás coordinarlo con el vestuario, maquillaje, escenario, escenografía, y coreografía. Y así poner un mejor ambiente a través de las luces dando una buena atmósfera de vida,  sentimiento y pasión a la obra.

Lo profesional de una escenografía y luces no está en lo sofisticado y caro de ella; sino más bien lo sencillo y creativo de ella, llevando objetividad y coordinación, de realce, de ayuda, para crear un ambiente de sentimiento, pasión, vida en la obra.

Recuerda, solo quiero ayudarte a cómo hacerlo porque eres tú el que tiene la última palabra dependiendo de la obra que tú presentas, escogiendo así los colores y la intensidad de luz que tú necesites.

Aquí te doy algunas ideas sencillas y prácticas de cómo hacerlo.

Tú puedes construir tus propias torres de luz, comprando: madera, tubos, faroles, o focos de colores.

La más importante entre todas las luces es la blanca que debe estar casi siempre en el centro del escenario donde debe aparecer la mayor

SONIDO

Como equipo de evangelismo y actuación es muy importante el tener un equipo de sonido, el cual te servirá para que puedas comunicarte mejor con grandes grupos de personas y también para poner las pistas de los dramas  que presentarás. Aquí te doy algunas sugerencias para su uso:

Habla despacio y con claridad, evitando repetir palabras o decir algunas que el público no entienda.

Usa el micrófono de la manera correcta, evita enrollar los alambres en tu mano mientras hablas, porque eso distrae a la gente, y es falta de profesionalidad en el buen hablar.

Observa muy bien donde tienes el micrófono, cuidando de no ponerlo enfrente de la bocina o parlante, produciendo ese sonido que molesta tus oídos y arruina el equipo.

Al empezar el programa haz una prueba de sonido, pistas y voces.

Cuando tomes el micrófono no lo golpees o soples, para saber si ya está listo o funciona porque esto se oye mal y arruina el micrófono.

Asesórate bien primero del equipo que tienes, conociendo la fidelidad de él para producir los sonidos exactos que hay en tu casete y que al hablar se escuche la voz clara.

Además de tu equipo de sonido, es bueno tener siempre con él una caja con herramientas de reparación, con desarmadores, pistola para soldar, fusibles, etc. para emergencias.

Escoge entre el equipo a alguien encargado de sonido, de preferencia a una persona que sabe de ello y le guste .

Debes conocer la acústica del lugar donde estás, para saber qué volumen y tonos darle al sonido. Evitando así el dañar los oídos de la audiencia o que ellos no puedan oír. Muy bonita presentación puedes tener pero si no tienes el volumen, el sonido en el control correcto puedes arruinar la presentación.

Da la prioridad de sonido a la audiencia, si no tienes monitor o no sabes cómo está el sonido, pregunta, pero no porque a ti te guste fuerte lo pondrás así o si te gusta suave lo tendrás así; mantén un equilibrio en ello.

Con la instalación, sé sabio donde pones los cables de electricidad, parlantes o bocinas, para evitar que algún cable sea desconectado durante la presentación por alguien en la audiencia que no se fijó.

Cuida el equipo no solo porque es caro, pero más bien porque es del Señor y para Su servicio, límpialo, ordénalo, guárdalo, y durante el programa y después nadie se siente en el o lo tire.

Algunas veces hay tanta gente que se debe tener el cuidado de que no vayan a tirar o empujar una bocina.

Sé amable al pedir ayuda, si no hay alguien del equipo que te ayude, puedes pedir a alguien confiable de la audiencia para cuidar los cables y bocinas.

Bookmark